Ir al contenido principal

El ajedrez

Lo siento mucho. Siento ser yo la causa de tus desvelos. Que mis ojeras sean el motivo de las tuyas. Pero ya sabes madre, como son las cosas del amor.
Esta astilla no me la sacas con las pinzas de tu neceser, ni me curas este dolor untando tu dedo con saliva. Que no, madre. Que no. Que me ha dejado el alma hecha polvo y que tu trapo no es capaz de limpiarlo. No te pongas el delantal para ordenar lo que me desordenó. Que no. Que por más que te empeñes las madres no podéis curarlo todo.
¡Ay madre! Que me he convertido en la palabra de un verso inacabado. Que me duele los besos que ya no me dará y llevo clavado su ausencia como esos alfileres de tu costurero. Que me cuesta vivir madre. Que lo echo mucho de menos. Que me cuesta respirar si no lo tengo. Que no, madre. Que tu sana sana, culito de rana, si no te curas hoy, te curarás mañana, no alivian las heridas que él me provocó. Y no enciendas la lamparita, no vale de nada. Ahórrate la luz, que no le da claridad a esta oscuridad. Y guarda tu botiquín, madre. Que no hay analgésicos para esto. Que no. Que no, madre. Guarda esas tiritas. Que no me han raspado las rodillas, sino el centro del corazón. Y no llores por favor. Que me pones peor. Que tu niña, ya no es niña. Que tengo heridas de mujer.
Una cosa, madre. Solo una te reprocho. ¿A qué mentirte? Tuviste que haber dejado que mi padre me hubiese enseñado jugar al ajedrez. ¿Recuerdas cuándo se empeñaba en que me pusiese delante del tablero con él y tú siempre le decías que eso no era juego para niñas? Pues  bien. Ahora el amor me ha cogido fuera de juego. Di con un experto en peones, caballos, alfiles, torres, reyes y reinas. Ni siquiera he podido reaccionar. No he visto venir el jaque. Y ya ni te cuento el jaque mate. Acabó conmigo.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Perdóname el desorden

Acomódate mientras arreglo los cojines del sofá. Siéntate mientras organizo un poco la casa. No esperaba ya visita y tampoco me preocupaba mucho este caos. Dame un poco de tiempo a que recoja los papeles de la mesa. Mi corazón también lo tengo algo desordenado, pero cuestión de segundos es que vuelva a juntar y ordenar los trozos. Y créeme si te digo que nunca pensé tener que hacerlo. Me encontraba bien en este desorden ordenado.Pero has llegado tú y zas! Cómo que me han entrado ganas de arreglarlo todo. Vivía bien con esta soledad escogida, que ya sabes tú, que si es escogida, no duele. Bueno, si te soy sincera, ha habido noches que se me han hecho algo largas, pero ya conoces cómo es esto. Acabas por acostumbrarte. Espera un poco que haga la cama, que no sé por qué me da, que va a durar muy poco tiempo con las sábanas perfectamente remetidas. Espero que todo este trabajo no sea en vano. Que hayas venido para quedarte. Espera, que guardo las lágrimas rotas en un cajón y ordeno un po…

Se le olvidó mi nombre

Jugueteaba con la bastilla de su vestido, la agarraba, se la enrollaba entre los dedos para luego soltarla y alisarla con la mano con absoluta parsimonia.Llevaba rato haciendo lo mismo, sentada en su sillón con un mullido cojín en la espalda que hacía que su cuerpo se encorvara ligeramente hacia delante.
De vez en cuando levantaba la cabeza y me miraba, entonces se ponía muy seria. Yo la miraba buscando en sus ojos algún sentimiento, algún pensamiento dicho en voz alta. Hacía tiempo que no hablaba más que alguna palabra suelta,sin sentido para mí aunque tal vez, con algún sentido para ella.
No recuerdo el día en que su pelo se volvió tan blanco, ni de cuando su cara se surcó de arrugas, tampoco recuerdo cuando sus manos, antaño enérgicas y seguras se volvieron quebradizas e inseguras.Lo que sí recuerdo con total nitidez, es el día en que dejó de llamarme por mi nombre, recuerdo la primera vez que me miró y supe que me había convertido en una extraña para ella.
Me echó al olvido, me dejó …