Ir al contenido principal

Los guantes nuevos (Cuento de Navidad)


Las calles se engalanan y las luces de mil colores estallan en mi retina.
La música que se desprende de algún sitio llega hasta mí. Villancicos de siempre, letras ya conocidas.
La navidad no es como antes. 
No hay gente cantando por las calles. Hasta el olor ha cambiado.
Observo a las personas caminar, con la cabeza gacha y el andar apresurado. Siempre llevan prisa.
Desde mi pedestal no hago otra cosa que mirar, observar. Apenas me ven, soy una estatua que se mueve por dinero.
No es que me guste la Navidad, hace tiempo que dejé de creer en la magia que algunos creen que tiene. Pero me vienen bien esta fechas. 
A la gente que no les preocupa nada ni nadie en todo el año, les nace un sentimiento pasajero, efímero y  bondadoso que les hace tirarme alguna moneda. 
Ya está.
Se van felices porque ese gesto callan sus conciencias. 
Me miran con la lástima que en otro mes cualquiera cambian por desprecio.
Me gusta la Navidad simplemente porque me beneficio de ella.
Este mes me  disfrazo del rey Baltasar. A los niños les encantan y les dicen a sus madres mientras les tiran de las faldas, que me echen alguna moneda para que yo me mueva, abra la mano y les de un caramelo. 
Los niños mantienen esa mirada de inocencia que un día bastante lejano ya, tuve yo.
En este mes de Diciembre mi recaudación será mayor, comeré mejor. 
En la calle. Mientras el frío me cala los huesos, pero comeré mejor. Lo mismo hasta puedo cambiar estos guantes que me hielan las manos porque tienen más agujeros que lana ya.
Cuando llegue enero, será otro cantar. 
La misma gente, los mismos rostros, los mismos ojos que ya ni me mirarán.
Tengo que aprovechar este mes. 
Necesito unos guantes nuevos.

Comentarios

  1. Qué alegría volver a leerte por aquí! ANIMO Y TE ESPERO!!!
    besosssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Graciasssssssssssmi lunina colorá.
    De corazón.

    ResponderEliminar
  3. Sigue escribiendo, hacen falta historias como esta, que tanto me ha gustado, que va directa a la realidad, llevando el sentido de algo, a otro estado inesperado para quien está "sobrao".
    Besos, Florlunar

    ResponderEliminar
  4. Es una historia fantástica, no por el contenido evidentemente, si no por tu forma de contarla, el argumento es penoso, pero real. En esta época la gente se suele poner tierna, luego el resto el año se olvidan hasta de ellos mismos. Me ha gustado volver a leerte y es muy original esta particular visión de esas personas que se ganan la vida en la calle. Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MI querida Pau... tú siempre tan atenta conmigo. Gracias amiga!!

      Eliminar
  5. Gracias por pasarte y leer. Un beso fuerte May.

    ResponderEliminar
  6. A ver si este bello cuento sirve de "disparadero" para que retomes un poco las letras, Florlu, que se te hecha de menos. Un abrazote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Castelillo... hay épocas en que las letras me abandonan, este cuento se lo debo a Luisgar... lo escribí para su concurso. Gracias por leerme!!

      Eliminar
  7. Me encanta tu entrada y más porque no deja de ser pura realidad. Me alegra ver que te estás poniendo al día, corazón.
    Un abrazo y a seguir con tu blog.

    ResponderEliminar
  8. Muchos son los que se benefician en Navidad sin que crean en su magia.
    Esos son los cuentos de navidad que me gustan.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mersault, un placer que me leas y me comentes, de corazón!!

      Eliminar
  9. Reflejas una realidad que me ha recordado a Dickens (Bueno... como se escriba)El contraste alegre de la Navidad que parece quedar fuera de la "estatua",una mirada gélida desde el otro lado.
    Feliz año, mari.

    ResponderEliminar
  10. que bello es saber que desprendes escribiendo,me recuerdas a Jorge Bucay sigue así animos....un besito Manuela

    ResponderEliminar
  11. Un honor q me leas y sobre todo q me digas eso! Besos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…