Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 14, 2014

Préstame tu vida

En un arrebato me gritó que cambiaba su vida por la mía, aunque sólo fuese por un día. Con una media sonrisa acepté. Cuándo vino a devolvérmela me dijo en tono airado:

-Toma la mierda de vida que tienes. Me costó un mundo levantarme, me pesaba la vida en la misma espalda. No pude sonreír ni una sola vez. Evitaba llorar, pero tenía continúas ganas de hacerlo. El corazón me dolía y siempre escuché que no dolía, pero era cómo tener una caja de alfileres allí dentro. La soledad me embargaba y la tristeza se colgó de mi hombro izquierdo. El café estaba amargo por más azúcar que le eché. La comida no tenía sabor. Las ganas de hacer cosas desaparecieron. La noche se me hizo eterna y no pude deshacerme de los demonios hasta que no amaneció. Y al hacerlo, las sábanas eran auténticas losas que me impedían poder levantarme. El alma la sentía  agrietada y se escapaba el aire por ella. Respirar me costaba verdaderos esfuerzos. La nostalgia y la melancolía se convirtieron en fantasmas permanentes…

Y me pides que imagine

Y me pides que imagine. Imagino que eres las ganas de saltar sin paracaídas. Acantilado escarpado que no tengo miedo de escalar. Aunque no lleve arnés. Aún a riesgo de caerme. Eres ilusión que me hace querer volver a vivir. El vuelco en el estómago. La noria que produce vértigo. Las letras del abecedario, que van tomando formas en un folio aún en blanco. La pasión que me atrapa, que me engancha y que me envuelve. Corazón desbocado, latidos a mil por horas incapaces de controlar. Y no respiro a veces, el aire por momentos se me va. Eres la pregunta sin respuesta. La palabra que me guardo. Los sentimientos que me callo. Cama vacìa porque no estás. El deseo que se escapa. La agonía de querer y no poder. La montaña que quiero culminar. La rosa blanca en el jarrón con agua. El cigarrillo que me fumo. El fuego que me quema. El calor cuándo te veo y el frío cuándo te vas. Eres el pensamiento que quiero evitar. El mago que me perturba. Que no me deja pensar. Lluvia que me inunda el alma. Sen…