Ir al contenido principal

Préstame tu vida


En un arrebato me gritó que cambiaba su vida por la mía, aunque sólo fuese por un día. Con una media sonrisa acepté. Cuándo vino a devolvérmela me dijo en tono airado:

-Toma la mierda de vida que tienes. Me costó un mundo levantarme, me pesaba la vida en la misma espalda. No pude sonreír ni una sola vez. Evitaba llorar, pero tenía continúas ganas de hacerlo. El corazón me dolía y siempre escuché que no dolía, pero era cómo tener una caja de alfileres allí dentro. La soledad me embargaba y la tristeza se colgó de mi hombro izquierdo. El café estaba amargo por más azúcar que le eché. La comida no tenía sabor. Las ganas de hacer cosas desaparecieron. La noche se me hizo eterna y no pude deshacerme de los demonios hasta que no amaneció. Y al hacerlo, las sábanas eran auténticas losas que me impedían poder levantarme. El alma la sentía  agrietada y se escapaba el aire por ella. Respirar me costaba verdaderos esfuerzos. La nostalgia y la melancolía se convirtieron en fantasmas permanentes en mi día. Y el amor desapareció. La ilusión estaba en un cajón que no logré alcanzar por más que lo intenté. Hasta los olores desaparecieron.  Por Dios! Ni de coña vuelvo a pedir esto nunca más!!!

 -Te jodes. La próxima vez asegúrate que los zapatos que pidas, sean de tu talla. No sea que  mueras en el intento.

(  No juzgues a nadie sin haber comprobado por tí mismo cómo es el camino que tiene que recorrer).

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…