Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 2, 2013

Siempre la música

Se sentó junto a mí y escuchó con absoluta ternura y atención la historia de mi vida. Luego la escribió, le puso música y me hizo una canción. 
Esto es lo que pienso al escuchar ciertas canciones. A veces nos sentimos tan identificados con la letra...que no podemos evitar pensar que en qué momento de tu vida le contaste sobre ti...

Pensaba en voz alta...

Pienso... que no se puede exigir nada que no se esté dispuesto a dar. Que las explicaciones no valen a quién no escucha. Que la gente desconfiada no es de fiar. Que quién piensa mal antes de tiempo, no merece la pena como persona. Que detesto la gente que cree estar en posesión todo el rato de la verdad. Que a veces una se tiene que plantear que si por lo que está luchando le sale rentable al corazón. Que a veces se gana más dejando a alguien en su error que intentar convencerlo de algo que de antemano te va a costar sacar toda la artillería pesada. En fin... pensaba en voz alta..

Una pregunta

"Él cruzaba la esquina con la rapidez que da el llevar prisa. Ella la cruzaba con la prisa guardada en los bolsillos. Inevitable fue el que chocaran. Supieron en ese momento que el destino actuó a favor de los dos. Aquello duró lo que tardó en que a ella se le borrara del dorso de la mano, el número de teléfono que él le anotó.
¿Cuánto duró? 

La misma sensación

Pienso que todo el mundo tiene una canción que como por arte de magia te transporta a un lugar cada vez que la escuchas. Un olor, capaz de hacerte evocar años pasados olvidados. Un recuerdo, que quedó tatuado para siempre en lo más hondo. Un secreto inconfesable, guardado bajo la llave de tu propia vida.
No importa cuántas diferencias nos separen. Ni de qué países procedamos. Ni de que sexo seamos, ni que religión prediquemos...
Todos estamos unidos por todas estas cosas tan sencillas y a la vez tan importantes.

Trini ( Una historia Real)

Por razones que no vienen a cuento me cambié de entidad bancaria, hace cuestión de un mes. Fue entonces cuándo la vi por primera vez.
En la puerta de ese banco siempre está Trini. Trini es conocida en ese barrio. Es una señora que está prácticamente en los huesos, alcohólica y con problemas mentales. Vive en la calle y va de un lado a otro murmurando a solas. Cada vez que la veo, no puedo evitar pensar que por qué no se la llevan a cualquier sitio dónde la puedan cuidar. Donde coma en condiciones y pueda ser atendida correctamente. Supongo, que es porque le da igual al mundo. No hay nadie a quién le importe un puto bledo Trini.
Hoy, al ir a banco, estaba en la puerta de espaldas a mi, con la cabeza gacha. Me acerqué a ella y vi como intentaba encender una colilla con otra colilla a la que le daba caladas para evitar que se apagara.
Le dije que no hiciera eso, que tirara esas porquerías, que le daría tabaco mientras buscaba la pitillera en mi bolso. Le ofrecí cuatro cigarros, mientras le …

365 te quieros

Ella le dijo que tenía un cajón lleno de " te quieros". De todas formas y colores. Los tenía amarillitos y anaranjados, esos eran de otoño. También los tenía de primavera, con sus florecillas recién nacidas. Los tenía hasta de navidad, con sus guirnaldas y lucecitas parpadeantes. Y los tenía también de verano, azules y con olor a mar. A él no le debió de importar mucho, porque cuando estaba por sacar el tercer " te quiero"... se marchó. La dejó sola con cientos de "te quieros" por estrenar..

Lágrimas

Quiso el mar prestarle un poco de su sal, para que su llanto fuese más salado. Quizás para que ella, que no lloraba nunca, se diese cuenta que aquellas lágrimas que morían a la orilla de su boca, eran de esas que intentan sanar el alma, vencer tristezas y aliviar cargas...

Realidad y sueño

Ella tenía tantos sueños como letras tiene un libro. Él tenía tantas realidades como estrellas tiene el cielo. A ella había que sujetarla para que no volara demasiado, en cambio él vivía con los pies sujetos a la tierra. Y aunque el destino barajaría las cartas para que se encontraran, la vida jugaría la partida para separarlos por incompatibilidad de caracteres. 

La falta de ilusión

La falta de ilusión mata. Destruye. Acaba contigo. Entierra tu verdadero yo en lo más profundo. Los sueños te los hace aňico. No eres capaz de caminar porque eres incapaz de ver el camino. Los días los convierte en horas interminables. En reloj parado al que se le estropeó el segundero. No tener ilusión te incapacita para apreciar lo que ocurre a tu alrededor. No valoras una sonrisa, porque eres incapaz de esbozarla. Ni el canto de un pájaro porque todos los sonidos te parecen igual de monótonos. Hasta el tren que para y te insta a subir, te parece un montón de hierros sin valor alguno. Tu cordura se vuelve locura en las largas noches en las que solo quieres que amanezca, para que cuando amanezca, reces para que llegue la noche. Te molesta el sol por su brillo y te molesta la luna por su belleza. Nada en tu vida tiene sentido. Las palabras se convierten en murmullos sin significados. La falta de ilusión mata. Destruye.
Por eso, procura buscar y cazar mariposas y haz que revoloteen en t…

Lo que daría...

Miles de veces daría lo que tengo y lo que no tengo lo inventaría, para volver a mi infancia, a las calles dónde tantas veces jugué, a saborear el primer beso, a los brazos de mi padre y al regazo de mi madre y sobre todo, a rescatar aquella inocencia que se quedó en el camino. Recuperar ese brillo en los ojos que hacía que todo tuviese los colores del arcoíris...

Un abrazo posee...

Un abrazo tiene el don de la magia. Porque puede frenar unos lágrimas que mueren por salir o aliviarlas sin ya han salido. Porque posee todos los ingredientes para curar un corazón en el acto. Porque el mundo entero desaparece y sólo existe la reconfortante calidez de ese abrazo. Tiene el poder de parar el tiempo ya que mientras dura, nada hay tan importante que ese acto. Porque te transporta en un instante, a otra dimensión, a otro mundo, a otro sitio...

Que no te destruyan

En la medida de lo posible, procura no dejar que ninguna flor se muera en tus manos. Pero sobre todo...que ninguna de tus flores, sean destruidas por nada ni por nadie... Una vez que los pétalos empiezan a morirse...será muy difícil, hacerlas lucir como lucían antes.