Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 20, 2013

Yo no pedía tanto

Yo no pedía tanto. Sólo que la soledad dejara de tocarme el hombro a cada rato. Que la tristeza dejara de doblarme la espalda y que el llanto se fuera al mismo carajo. Sólo pedía que supieras ponerme el café a mi gusto y que ya de paso te trajeras el azúcar, la leche, tu risa y tu vida. ¿ Era mucho pedir?.

Su voz

Era el tono de su voz, el que la llevaba a la bendita locura de desearlo con puro y absoluto fervor. Ignoraba que la pasión pudiese  viajar a aquella velocidad hasta introducirse de tal forma en su sangre, que la dejaba sumida en el más profundo de los delirios. Y sus silencios. Esos intervalos de silencios, que decían tanto sin decir, esos ya le hacían desear un camisa de fuerza, para impedirle no tirarse a su yugular. Y morderlo con ganas. Hasta hacerlo gritar de dolor. Y el deseo de clavarle las uñas en la espalda, hasta hacerle suplicar que bajase el ritmo de la presión, casi se convertía en el más prioritario de sus objetivos. Esa voz viajaba desde su oido hasta el mismo centro de su ser. Y la elevaba para luego dejarla caer. Y la enervaba. Y convertía cada uno de sus poros en volcanes líquidos. Era entonces cuándo las sábanas se aliaban para ser cómplice  de aquél lacerante fuego. No era capaz de pensar en otra cosa que no fuese en que la hiciera suya de pleno. En aquella cama,…