Ir al contenido principal

El viento, ni oye ni habla

Le he pedido al viento del sur, que me guarde el secreto. Le he contado que te amo pero que aún no puedo gritarlo. Y tengo adherido este amor en las cuerdas vocales. Callado y silencioso cómo un mediodía de verano.Y lo siento pasar por mi faringe y atravesar mi tráquea. Y va bajando hasta la boca del estómago. Y vuelve a subir veloz cómo una montaña rusa. La misma sensación de vértigo. Le he pedido al viento del norte, que no susurre las letras de tu nombre a nadie. Para que nadie sepas quién eres. Para que nadie te conozca excepto yo. Le he pedido al viento de este, que forme remolinos y que me guarde estas ganas de estar junto a ti, para que no las vea ni siquiera yo. A ver si así dejan de lastimarme. Este deseo va acabar conmigo. Juega conmigo a ver quién es más fuerte. Y he de confesar que se lleva la partida muchas veces. Intento hacer trampas pero me pilla y me deja fuera de juego. Le he pedido al viento del oeste, que hable con el tiempo y le diga que corra más deprisa. Que galope si puede, porque ya tu ausencia me está quemando hasta las mismas entrañas.Y hoy la siento en cada átomo de mi cuerpo. Y llueve hoy y están en cada gota que caen al suelo, en cada charco y encima de mi paraguas. Resbalan por mis letras y permanece en este escrito. Está en este sábado y en la mesa de mi escritorio. Hasta en el humo del cigarro que se consume en el cenicero. En las ascuas del fuego de la chimenea y en el felpudo azul de bienvenida que está en la entrada de mi puerta. Le he pedido al viento de todos los puntos cardinales, que hable con el destino y lo ponga a nuestro favor. Y que dejemos de ser dos, para convertirnos en uno. Tu cama está muy lejos de mi cama. Y yo quiero despertar en las mismas sábanas que despiertas tú. Mirar por la misma ventana que miras tú y empañar a dúo los cristales de la habitación. Y que nuestros suspiros se conviertan en gemidos y que respiremos el mismo aire y en el mismo espacio. Que tu boca sea dueño de cada latir que proclame el pulso de mi garganta. Y que tus manos se adueñen hasta del último rincón descubierto y por descubrir de mi cuerpo. Le he pedido al viento que se cuela por las rendijas de mi vida, que hable con imposible y lo haga posible. Y pronto, porque ya no me aguanto más. No tengo mas cuerdas con las que atar mi impaciencia y se suelta a cada rato. La maldita sabe desatar todos los nudos que le hago. Pero el viento...ni oye ni habla.

Comentarios

  1. Y porque no le pedimos al viento que publiques tus relatos en un libro?
    Sería delicioso pasar las páginas y soñar mientras te leemos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…