Ir al contenido principal

Lo que me callo


La delata el brillo de su mirada.
Sentada frente a la cómoda de su habitación, se cepilla el pelo mientras mira absorta a un punto indeterminado de la pared.
La observo con detenimiento con una media sonrisa en los labios.
Hace días que está diferente, algo en ella ha cambiado y sé a ciencia cierta que nuevos y desconocidos sentimientos bullen en su interior.
Las pasadas con el cepillo las hace con lentitud, como a cámara lenta, mecánicamente.
Se peina mientras sueña despierta.
A través del espejo se cruzan nuestras miradas, arquea las cejas, un gesto muy común y propio de ella, en señal de pregunta.
Cruzo los brazos mientras la escucho entonar una canción. Su voz aún contiene trazos de aquella niñez recién dejada en un rincón de su corta existencia.
No me cuenta nada, es su secreto, lo atesora con ella, porque cree que nací con esta edad. Tal vez no se da cuenta de que yo también tuve catorce años. Que sé perfectamente lo que siente, lo que sueña, lo que desea y lo que anhela. A su edad también me enamoré así, como ahora lo está ella. También tuve un primer amor como lo tiene ahora ella.
La miro pero ya no la veo, me parece haber retrocedido en el tiempo como por arte de magia.
Me veo a mí misma con su edad, frente a él, junto al chico que provocó en mí todos esos sentimientos que se sienten una sola vez en la vida. Casi puedo saborear el primer beso con toda la candidez de los catorce años. Casi llega hasta a mí la fragancia de su ropa cuando me abraza por vez primera. Casi puedo ver la mirada apasionada del que jugaba a ser hombre cuando apenas había dejado de ser un niño. Hasta me parece sentir la inocencia aquella. Esa que jamás regresa una vez se ha perdido con el tiempo.
Es algo que no se olvida nunca. Ella tampoco lo hará. Por muchos años que pasen, por muchas historias diferentes que viva, que las vivirá, por mucho que le cambie la vida, que le cambiará, jamás olvidará lo que siente ahora.
Se despide de mí con un hasta luego mamá, he quedado.
Le doy un largo abrazo y le digo que no vuelva tarde.
Mientras salgo de la habitación, pienso en las cosas que me callo. Me he callado que sufrirá por ese amor, me he callado que con el tiempo pensará que es un amor pasajero y que durante mucho tiempo lo relegará al olvido, me he callado que volverá a amar profundamente pero sin la intensidad de esa primera vez. Me he callado que cuando tenga mi edad casi morirá por querer sentirlo de nuevo a su lado  aunque sólo sea para revivir aquella inocencia que lo ocupaba todo. Aunque sólo sea por un momento deseará un último beso, un último abrazo de aquel que por primera vez le depositó millones de mariposas en el estómago.
Me he callado que un día se callará las mismas cosas que ahora callo yo.

Comentarios

  1. Con que ternura describes el primer amor, aquél que todas hemos conocido alguna vez. Pasa de generación en generación como esa joya que pertenece a la família.
    Antes fue tu momento, ahora es el de ella. Lo peor será cuando la veas sufrir por amor y sientas que no puedes aliviar su dolor.
    Me ha encantado tu relato.
    Un abrazo, Florluna.

    ResponderEliminar
  2. Lo relato tal y como lo viví yo. Muchas gracias por pasarte amiga mía.
    Un beso fuerte!!!

    ResponderEliminar
  3. solamente puedo decir.....q nunca me hubiese imaginado lo hermoso de aquel recuerdo, pero visto desde el otro lado del corazon....gracias por cruzarte en mi pasado y formar parte de mis recuerdos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti, porque no me hubiera imaginado jamás que un día leerías esto y me comentarías.
    Gracias a ti por haberme dado esta historia y por ser tú, el que jugando a ser hombre cuando eras un niño, me hiciste sentir mujer cuando aún era una niña.
    Gracias a ti, por formar parte de mi historia, de mi pasado y de mi vida.
    Gracias a ti, porque la historia más bonita, inocente, pura y bella la viví de tu mano y a tu lado.
    Gracias...!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…