Ir al contenido principal

La cajita roja


Estaba ensimismada mirando al frente sin mirar nada en concreto cuando hubo algo que le llamó la atención. Se levantó y cogió la nota que había en un mueble auxiliar del salón. La nota estaba doblada en cuatro partes perfectas y en el centro de la misma, con una letra que conocía desde que tenía uso de razón, se podía leer su propio nombre.
La letra pertenecía a su madre. La desdobló y leyó:
Sube a tu cuarto, abre el tercer cajón del armario y coge la cajita roja que hay allí.
Frunció el entrecejo. ¿De qué iba aquello?, no entendía nada, no obstante hizo lo que la nota le ordenaba y subió las escaleras.
Se dirigió al armario y abrió el tercer cajón. La cajita roja estaba allí. Su cajita roja.
Tenía un broche dorado, de esos que se abren con una llavecita minúscula.
El broche estaba abierto, ella lo dejó así porque había perdido la llave siendo aún una niña. La cogió, se sentó en la cama, se puso la cajita sobre las rodillas y la abrió. Se encontró con folios amarillentos castigados por el paso del tiempo, escritos por ella misma.
Se trasladó a casi veinte años atrás, cuando en folios escribía sobre sentimientos, sobre alegrías y tristezas, sobre amores y desamores, donde desnudaba el corazón sin ningún tapujo.
Recordó como su madre, cuando ella le daba a leer aquellos trozos de historia le decía que no cambiara nunca, que jamás ocultara sus sentimientos, que llorara siempre que lo necesitara ya que las lágrimas eran la medicina perfecta para el alma.
La mente la trajo al presente... y lloró.
Lloró por todas las veces que necesitó hacerlo y que por hacerse la valiente no hizo.
Lloró por todas las palabras que pudo haber dicho y que por cobardía se calló.
Lloró por todos los besos y abrazos que pudo haber dado y por no sentirse vulnerable se guardó.
¿En qué momento de su vida cambió su forma de ser e iba disfrazada por la vida con aquella coraza de metal?
Cerró la cajita y bajó con ella las escaleras, sintiendo que la persona que bajaba no era la misma que anteriormente había subido.
Se encontró a su madre en la cocina, de pie, esperándola. La abrazó.
La abrazó como no recordaba haberlo hecho en años. Y la escuchó decir:
-No me hiciste caso hija mía, te dije que jamás cambiaras y lo hiciste. Te dije que lloraras siempre que lo necesitaras y no  lloraste. Enterraste en lo más profundo de tu alma, tu verdadero yo.
Le abrió la palma de la mano y le colocó allí la llavecita de la cajita roja mientras le decía:
-Intenta recuperar a la persona que es dueña de esta llave.
Cuando se disponía a responderle, escuchó que alguien llamaba a la puerta. Se giró sobre sí misma para abrir.
Se encontró con su padre, la estatura de este impedía al sol colarse por la puerta.
Con voz pausada y triste lo escuchó decir:
-Hija, me acompañarás también hoy a ponerle flores a tu madre ¿verdad?
Miró a su espalda, para la cocina... no había nadie.
Bajó la cabeza y abrió la mano.
La minúscula llavecita estaba allí.

Comentarios

  1. Bonito, precioso, tierno, emotivo. Soy una tonta emocionándome de esta manera, a sabiendas que ya me habías avisado. No lo puedo evitar, me pasa siempre que leo algo así. Me encantó.
    Un besote, amiga!!

    ResponderEliminar
  2. Y a mí me encanta que te emociones...
    Gracias!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…