Ir al contenido principal

Nada personal 117



Yo creo en el destino firmemente. Creo que hay hilos invisibles que se tejen a escondidas y a espaldas nuestras para que dos personas, sin importar donde estén, se encuentren. Como encontrar una pieza de un puzzle que has dado por perdida y un día te la encuentras en una caja que dejaste olvidada en el altillo de un armario. Y en un cambio de estación, guardando ropa y cansada de la tarea, la caja se cae y la pieza aparece a tus pies. Una mirada, una palabra y la vida se te pone patas arribas (o boca abajo). Y ya no puedes pensar en otra cosa que no sea esa persona, no te cabe otra que quererla sí o sí. Que amarla sí o sí. Hasta te lo imaginas en el lado vacío de tu cama y cuando te das la vuelta te llega el inconfundible olor de él. Y resulta que ya eres incapaz de ver la vida si no es través de sus ojos. Y todas las canciones de amor llevan su nombre y todas las calles te lo traen a la memoria. Y dejas de tocar suelo porque son todo nubes a tu alrededor. Y mueres por un beso y por los mil que están por venir detrás del primero. Por una caricia y por las dos mil guardadas que lleva la primera. Y te ves capaz de inventar amaneceres que ni existen, solo para brindárselos en papel celofán. Y quieres coger el mundo y ponerlo a sus pies cuando te cuesta hasta saber en qué mundo vives. Y si alguien te pregunta como pasó, no hay adjetivos en ningún alfabeto que te ayuden a describirlo. E intentas pensar que hacías antes de que se llegase él y no logras recordarlo. En esas estoy… desde que te conocí a ti. ( No me lo creo).
(06/06/2015)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Perdóname el desorden

Acomódate mientras arreglo los cojines del sofá. Siéntate mientras organizo un poco la casa. No esperaba ya visita y tampoco me preocupaba mucho este caos. Dame un poco de tiempo a que recoja los papeles de la mesa. Mi corazón también lo tengo algo desordenado, pero cuestión de segundos es que vuelva a juntar y ordenar los trozos. Y créeme si te digo que nunca pensé tener que hacerlo. Me encontraba bien en este desorden ordenado.Pero has llegado tú y zas! Cómo que me han entrado ganas de arreglarlo todo. Vivía bien con esta soledad escogida, que ya sabes tú, que si es escogida, no duele. Bueno, si te soy sincera, ha habido noches que se me han hecho algo largas, pero ya conoces cómo es esto. Acabas por acostumbrarte. Espera un poco que haga la cama, que no sé por qué me da, que va a durar muy poco tiempo con las sábanas perfectamente remetidas. Espero que todo este trabajo no sea en vano. Que hayas venido para quedarte. Espera, que guardo las lágrimas rotas en un cajón y ordeno un po…

Se le olvidó mi nombre

Jugueteaba con la bastilla de su vestido, la agarraba, se la enrollaba entre los dedos para luego soltarla y alisarla con la mano con absoluta parsimonia.Llevaba rato haciendo lo mismo, sentada en su sillón con un mullido cojín en la espalda que hacía que su cuerpo se encorvara ligeramente hacia delante.
De vez en cuando levantaba la cabeza y me miraba, entonces se ponía muy seria. Yo la miraba buscando en sus ojos algún sentimiento, algún pensamiento dicho en voz alta. Hacía tiempo que no hablaba más que alguna palabra suelta,sin sentido para mí aunque tal vez, con algún sentido para ella.
No recuerdo el día en que su pelo se volvió tan blanco, ni de cuando su cara se surcó de arrugas, tampoco recuerdo cuando sus manos, antaño enérgicas y seguras se volvieron quebradizas e inseguras.Lo que sí recuerdo con total nitidez, es el día en que dejó de llamarme por mi nombre, recuerdo la primera vez que me miró y supe que me había convertido en una extraña para ella.
Me echó al olvido, me dejó …