Ir al contenido principal

Nada personal 117



Yo creo en el destino firmemente. Creo que hay hilos invisibles que se tejen a escondidas y a espaldas nuestras para que dos personas, sin importar donde estén, se encuentren. Como encontrar una pieza de un puzzle que has dado por perdida y un día te la encuentras en una caja que dejaste olvidada en el altillo de un armario. Y en un cambio de estación, guardando ropa y cansada de la tarea, la caja se cae y la pieza aparece a tus pies. Una mirada, una palabra y la vida se te pone patas arribas (o boca abajo). Y ya no puedes pensar en otra cosa que no sea esa persona, no te cabe otra que quererla sí o sí. Que amarla sí o sí. Hasta te lo imaginas en el lado vacío de tu cama y cuando te das la vuelta te llega el inconfundible olor de él. Y resulta que ya eres incapaz de ver la vida si no es través de sus ojos. Y todas las canciones de amor llevan su nombre y todas las calles te lo traen a la memoria. Y dejas de tocar suelo porque son todo nubes a tu alrededor. Y mueres por un beso y por los mil que están por venir detrás del primero. Por una caricia y por las dos mil guardadas que lleva la primera. Y te ves capaz de inventar amaneceres que ni existen, solo para brindárselos en papel celofán. Y quieres coger el mundo y ponerlo a sus pies cuando te cuesta hasta saber en qué mundo vives. Y si alguien te pregunta como pasó, no hay adjetivos en ningún alfabeto que te ayuden a describirlo. E intentas pensar que hacías antes de que se llegase él y no logras recordarlo. En esas estoy… desde que te conocí a ti. ( No me lo creo).
(06/06/2015)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…