Ir al contenido principal

Es tu tiempo de entender

¿Qué no entiendes ahora y a estas alturas de la vida? Voy a decirte algo y espero que te quede tan claro que no tengas la osadía de volverme a molestar. No porque considere que merezcas un minuto de mi tiempo. Digamos que lo hago por educación. O tal vez, por aquello que un día sentí por ti.
Te amé por entero. Amé con absoluta locura todas las cosas de ti. Las buenas, las regulares y las no tan buenas. Perdoné cada hora que desaprovechaste y que amargabas. También te perdoné aquellos momentos en los que tu indiferencia se cruzaba por la esquina de mi amor. Solo se cruzaban. Pasaban de largo sin pararse a mirarse. Perdoné las ciento cuarenta y tres veces que me ofendiste con palabras en forma de dardos envenenados que usabas para descargar tu mal humor. Olvidé las ochenta y cuatro noches que dormiste en el sofá dejándome sola en una cama que era demasiada grande para mí sin ti. Guardé en el cajón del olvido los doscientos veinticuatro besos que no me diste al irte a trabajar .Muchas veces me preguntaba dónde se fue el hombre que conocí. El de los besos eternos que quemaba con su lengua hasta el centro de mi alma. El de las flores blancas al lado del café de las mañanas. El de las frases en cualquier papel y a cualquier hora. El que me hacía reír con sus tonterías de turno a cualquier hora del día. El que le costaba un mundo volver al lunes porque le quedaban horas por delante de nos vernos. No sé. Fue un visto y no visto. Desapareció por arte de magia. Y aunque me dejé la piel en hacer que regresase, nunca más volví a dar con él. Y me encontré en una cocina tomando café a solas. Y el sofá, aquel punto de encuentro tan apasionado antaño para nosotros, se convirtió en isla desolada por un temporal de frialdad. Y me dejaste olvidada a merced del tiempo que corría en tu contra. Y me fuiste perdiendo minuto a minuto y no te diste cuenta. Y la soledad fue emergiendo en mí y cada día me ahogaba más. Nunca me sentí tan sola estando en compañía. Y el amor que te tenía, ese inmenso amor por ti se fue desdibujando en las calles de tu desidia. Muchas veces fui a buscarlo, pero desaparecieron hasta las esquinas. Nunca pude regresar porque se perdió el camino. Las tardes de cine desaparecieron. Y mis sonrisas se rompieron de tal forma que ya nunca pude volverlas a reconstruir. Y la niña que era, vivía escondida en unos ojos y cara de mujer que no reconocía al mirarme al espejo. Ahora que me paro un poco a pensarlo, mira que le pusiste ganas a perderme. Dejaste de erizarme la piel para espinarme la ilusión.

No sé qué es lo no entiendes ahora. No te debo ninguna explicación. Nadie ocupó tu lugar. Si te duele verme de la mano con otro no es mi tiempo de explicar. Es tu tiempo de entender. 

Comentarios

  1. El amor es un ser vivo, que si no se le cuida, se debilita, enferma y muere. Hermoso texto el tuyo, que recorre el camino que tuvo que sufrir el idilio de la protagonista, hasta llegar a su fin. Y la frase que corona, tanto el título, como el último renglón de tu obra (Es tu tiempo de entender) te quedó de lujo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos por leer y comentar. Saludos para ti!!

      Eliminar
  2. Si yo fuera una mujer estaría desesperada. La existencia de buenas mujeres excede mucho de los
    hombres que las merecen.
    Un beso y gracias por el me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Aunque ahora no recuerdo por qué me da las gracias ni a que me gusta te refieres. Si tuvieses la amabilidad de recordármelo... ( No dudo que fuera lo que fuera, me gustara). Saludos!!

      Eliminar
    2. Jajajajaja, ahora tampoco lo recuerdo con exactitud, pero sería algún comentario en el face de Maite Navarro o en el mío. Tenemos a Maite como amiga común en facebook.

      Eliminar
  3. Ahora sí que sí. Recuerdo haberte visto por face. Gracias!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…