Ir al contenido principal

El asesino de las fotos

Sabía que sería otro lunes duro. Mi compañero me pisaba los talones cuando la vimos. Se podría decir que casi la vimos a la par. El que hubiese hecho aquello no se había molestado en esconder el cuerpo. Un asesino que quería que lo cogiesen. Era muy común en los asesinos que estaban cansados de que no los pillasen. O asesinos retadores. Yo me inclinaba más por la segunda opción. Recorrí mi mirada por todos sitios esperando ver un cartel que pusiese: “¿Os dejo mi nombre y mi dirección? ¿Se puede ser tan idiota?”¿Dónde os dieron la licencia?”
Era el cuarto cadáver en lo que iba de mes. No seguía el mismo modus operandi. Sabíamos que era el mismo, porque dejaba pétalos de rosas y una película de fotos de la victima en el cuerpo de esta. Viva. Sonriendo. De distintos días, horas y lugares. Pero no a todas las mataba igual. Ninguna de la cuatro tenía nada en común. Ninguna se parecía entre ellas. Ni el pelo, ni la edad, ni la complexión. Nada. Victimas escogidas al azar. O victimas escogidas para  jugar aún más con nosotros. No teníamos nada de nada. Ni una huella, ni un error por su parte. Solo sabíamos que el fotógrafo era él, que las conquistaba,  que estaba con ellas seis días y que al séptimo las mataba. Eso nos decía las fotos, con su día de la semana escrito al pie de cada una de ellas. Excepto el domingo que es cuando las asesinaba. Tenía que ser un chico apuesto como mínimo. Se le daba bien las mujeres. Era metódico. El modo de dejar los pétalos y las fotos. El no dejar una sola pista. También era muy cabrón, todo hay que decirlo. Sin escrúpulos y sin un mínimo de piedad. Un asesino en toda regla. Mi compañero me miró y dijo: “Valiente hijo de puta. Pero lo que más me jode es como me hace sentir de inepto. Se está riendo en nuestra propia cara y disfruta”.
 Tenía razón. Y lo peor, que era cuestión de seis días que volviese a actuar.
Miraba a la chica que yacía sin vida mientras esperábamos al forense que diese la orden de levantar el cuerpo y no me lo podía creer. Ineptos e inútiles era decir poco.
La próxima vez dejaría un libro con instrucciones para que supiesen que el asesino era yo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…