Ir al contenido principal

Sigo viviendo

Me he vuelto una mentirosa redomada. ¿O acaso cuándo digo que no puedo vivir sin ti, muero? No. Sigo viviendo. No dejo de respirar por mucho que me cueste. Los pulmones no paran de hacer su función y el corazón no deja de latir por más que diga, que en cualquier momento se parará de puro amor. Aunque mi piel se quiera morir cuando grita tus caricias. Y aunque mi garganta agonice  tu nombre, sigo viviendo. Aunque tu ausencia me haga jirones la piel del alma y mi memoria te extrañe a morir, sigo viviendo. Aunque mis ojos perezcan a veces porque no puedan ver el horizonte de los  tuyos. Y por más que quieras parar el mundo alrededor de mi cintura cuando me tienes y me posees, no puedes evitar que al marcharme, yo siga viviendo. Es mentira que muero. No es cierto. ¿Recuerdas las veces que morí en tu boca? ¿Entre las huellas de las yemas de tus dedos? ¿Recuerdas las veces que se me fue la vida mientras desfallecía entre tus brazos? Todo mentira. Mírame. Sigo viviendo. Aunque mi almohada llore y mis sábanas te añoren a muerte. Y aunque mi vida no sea vida sin ti, sigo viviendo. Y aunque mis manos tengan tatuadas la falta de las tuyas y el viento me traicione llevándose tu aroma, sigo viviendo. Y aunque la lluvia no cese en los cristales de mi melancolía y el paraguas no se me abra porque muere sin ti, sigo viviendo.
A pesar de mí misma. De esta necesidad imperante de ti, sigo viviendo.
Mi querido amor. Muero por ti. Te extraño hasta límites desconocidos e insospechados. Te amo hasta casi morir. Pero no es cierto. Mírame. Sigo viviendo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…

Se le olvidó mi nombre

Jugueteaba con la bastilla de su vestido, la agarraba, se la enrollaba entre los dedos para luego soltarla y alisarla con la mano con absoluta parsimonia.Llevaba rato haciendo lo mismo, sentada en su sillón con un mullido cojín en la espalda que hacía que su cuerpo se encorvara ligeramente hacia delante.
De vez en cuando levantaba la cabeza y me miraba, entonces se ponía muy seria. Yo la miraba buscando en sus ojos algún sentimiento, algún pensamiento dicho en voz alta. Hacía tiempo que no hablaba más que alguna palabra suelta,sin sentido para mí aunque tal vez, con algún sentido para ella.
No recuerdo el día en que su pelo se volvió tan blanco, ni de cuando su cara se surcó de arrugas, tampoco recuerdo cuando sus manos, antaño enérgicas y seguras se volvieron quebradizas e inseguras.Lo que sí recuerdo con total nitidez, es el día en que dejó de llamarme por mi nombre, recuerdo la primera vez que me miró y supe que me había convertido en una extraña para ella.
Me echó al olvido, me dejó …