Ir al contenido principal

Mordidas a contralejoj

Una y otra vez volvía al mismo lugar. Y una y otra vez yo estaba allí. Aún no me explico como se puede regresar tantas veces al sitio donde a uno lo dejan marcado. Pero ella, no cejaba y no iba a ser yo quién diese un paso atrás. Cientos de veces se retiraba y otras cientos se acercaba. Y viceversa. Hasta traspasar los límites. La piel erizada hasta el punto de sentir frío. La espalda arqueada sin poder evitarlo. Y a veces, hasta temblaba. Ella no se daba por vencida aunque hubo momentos de flaqueza por su parte. También los hubo por la mía. Su lengua era el faro que me iluminaba. Calor que me quemaba. Por dentro y por fuera. Y mis dientes la mordían. La marcaban. La comisura de sus labios eran cadenas que me ataban y el centro de su boca la cárcel de mis deseos.
Le dolía en ocasiones, pero le gustaba. ¿Cuantas veces volvió aquella tarde a mi boca? Las mismas que yo la recibía. ¿Cuántas veces fue que le quise robar hasta la última gota de su esencia, mientras la cogía del pelo y mordía su boca? Las mismas que ella me la entregó. Ansiaba su lengua con las mismas fuerzas que ansiaba ella la mía. No recuerdo las veces que regresaba a mi boca en busca de unos  besos que la cautivaban y la dejaban herida de placer y fuera de combate. Ni cuantas veces yo, aprisioné su piel bajo mi piel  porque no deseaba otra cosa que no fuese su boca. ¿Y cuántas veces quise fundir su cuerpo al mío? Las mismas que se acercaba a mí sin condición y con las fuerzas vencidas. Le dije miles de veces que la amaba sin hablar. En cada beso, en cada suspiro depositado dentro de su boca, en cada movimiento circular a ratos y rectos otros, por la carretera de su espalda y en cada exhalación de aliento a medio camino entre su lengua y la mía. Hubiese muerto en su boca y ella hubiese muerto en la mía. Pero la tarde fue benévola y nos dejó con vida, mientras las horas pasaban y me condenaba a su partida. Besos llenos de ansías, de pasión pero también con sabor a despedida. El tiempo jugaba en contra. Y volvía mil veces a la esquina de su boca. Y volvía ella otras mil, al filo de la mía. El tiempo no se paraba, lo sé. Pero las horas no eran igual dentro de su boca que fuera de ella. No hay quien gane el pulso contra el tiempo.

He regresado a casa solo y me ha golpeado con fuerza el aire que ahora respiro sin estar ella. En el ambiente quedó disperso su perfume, mis gemidos y sus gemidos. Ahora, ella está allí con las cicatrices de mis mordidas en sus labios y yo estoy aquí, con las cicatrices de su ausencia en mi cuarto, en la cocina, en el baño y en el sofá. Presiento que de los dos…será ella la que se cure primero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…