Ir al contenido principal

El lector

Me tocaba documentarme y fui a la biblioteca. Era pequeña y antigua y además, la única de mi ciudad. Eso la hacia aún más especial. Disfrutaba muchísimo buscando en las estanterías cada libro que me sirviera para tal fin. Internet ayudaba, pero soy de los que se sienten cautivados por el olor a polvo de cada libro que descansan a la espera de alguien como yo. Me retrasaba eso mucho el trabajo pero hay cosas que valen la dulce espera. Y esta era una de ellas. Entre libros olvidados de la mano de Dios y también del plumero de alguien que los desempolvara de vez en cuando, estaba la chica que me iba a traer de cabeza esa tarde. Por no decir la vida.
Leía un libro y constantemente alzaba la vista y miraba a través de la ventana. O la dirigía mirando por toda la biblioteca. En una de esas me vio, me mantuvo la mirada y me sonrió. Me provocó la sensación de protegerla. Fue su sonrisa. Leí detrás de esa sonrisa, su tristeza. No sé. Siempre he tenido esa habilidad. O manía. No sabría catalogarlo. Leer entre las líneas de una persona, es un trabajo no remunerado que requiere experiencia. Yo la adquirí ya en mi niñez. Leía las sonrisas de mi madre que disfrazaban el dolor por un golpe o el no tener que darnos de comer. Leía su mirada cuando la vestía de todo va bien, no pasa nada. No niego que a veces me aprovechara de este ¿don?, yo veía cosas antes que nadie. Pero también me ha provocado y me provoca dolor muchas veces. Es como asomarme a almas ajenas y tragarme de golpe cada sufrimiento que guardan. Ladrón de penas y secretos pintados de angustias.
Y ella, tenía la sonrisa más triste con la que me había cruzado en mi vida. Tuve que apartar la vista de sus ojos, para no sufrir las heridas que llevaba aquel color café de su mirada. Lector de movimientos también. El balanceo de su pie me indicaba el nerviosismo o impaciencia por algo. La forma de pasarse la mano por la frente denotaba pesar y cansancio. Y su postura indicaba, que en la espalda llevaba más peso del que su menudo cuerpo podía aguantar.
¡Maldita sea! Tuve que contenerme para no ir allí, abrazarla y decirle que pasara lo que le pasara, todo iba a estar bien. No hacía falta ser muy listo para saber que me iba a tomar por loco y ya de paso me ganase, algún bofetón. Tampoco hacía falta ser muy inteligente para saber que esa chica, le iba a traer complicaciones a mi corazón. No estaba yo muy dispuesto a eso.
Con un suspiro de fastidio, me di la vuelta para no verla más. Tuve que hacer un gran esfuerzo y echarle un pulso a mi voluntad.
¿A qué había venido a la biblioteca? ¿Qué libros necesitaba? La chica esa me había despistado totalmente. ¡Ah! El trabajo. Concéntrate chico, concéntrate. Me susurré a mí mismo, mientras localizaba al fin los libros que andaba buscando. Los cogí y al darme la vuelta, allí estaba la chica del alma en pena. Casi me doy de bruces con ella, y el freno hizo que los libros volasen por los aires.
-¿Qué has visto? Cuando me has mirado. ¿Qué has visto?
-Perdona, pero no tengo la menor  idea de lo que me estás hablando, le contesté mientras  mi mirada pasaba de sus ojos a los libros del suelo.
-Espero, que se te dé mejor leerme que mentirme. Borra todo lo que hayas podido leer de mí. ¿Entendido? Es de mala educación ir por ahí, fisgoneando miradas. O al menos,  disimula. Puedes encontrarte con alguien que sea mejor lector que tú. ¡Ah! Una última cosa. Si me das ese abrazo, prometo no tomarte por loco ni darte un bofetón.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…