Ir al contenido principal

Si me voy un día

Si me voy un día, búscame detrás del silencio. Ese silencio, que contienen más palabras, que las que digo en voz alta. O detrás de la luna, a veces me cobijo allí, cuando las noches no acaban de aclarar.  No me busques detrás del sol, me lastima los ojos y evito estar cerca de él. O en la casa de la soledad, hay días que tomo café con ella. He de decirte, que tiene mala fama, pero no es tan desagradable como cuentan. Búscame en tus despertares o detrás del sonido de tu voz.
Si me voy un día, búscame dentro de las páginas de cualquier libro. O dentro del poema, que escribió aquél poeta herido. Sí. Ese al que un amor hizo desgraciado y va derramando tinta, por donde quiera que vaya. O dentro de los renglones de nuestro amor. O en cualquier calle de cualquier ciudad. Es cierto, que a veces me escondo o me pierdo. No me  busques en los folios que están sin escribir, porque no me gusta el vacío.
Si me voy un día, que mi ausencia no te pese. Que tu alma no salga lastimada, si no encuentras el camino para hallarme. Hay días, que utilizo la goma de borrar, para hacer desaparecer las huellas que dejé marcada. Pero puedes buscarme, en los callejones del tatuaje de tu brazo, a veces estoy ahí, solo que no me ves.  No me busques en la cordura, nunca me hizo gracia y carezco de ella.
Si me voy un día, busca mi esencia en un tarrito de cristal. La tengo guardada en la cocina. En ese mueble, donde guardo el azafrán y el anís en grano. O en el baño, las toallas conservan el aroma del perfume que suelo usar. No me busques detrás del espejo. Escondo mi imagen a su reflejo.
Si me voy un día, no creas que es por tu culpa. Soy yo, que ando siempre saltando de aquí a allá. Y necesito perderme, para encontrarme. Hay días que no sé quién soy. Siento el corazón, como jirones desgarrados y preciso irme para que mi dolor, no se convierta en tu dolor. Soy en ocasiones, pájaro herido, pero no temas, que tarde o temprano, soy ave fénix. Siempre resurjo.
Si me voy un día, búscame en los hilos que cosen las heridas. Están en mi costurero. En el mueble del salón, debajo de la televisión. Ese costurero de flores que se cierra con velcro. No me busques en la mar. Es traicionera y soy barco de papel para ella. Nunca nos llevamos bien.
Si me voy un día, búscame detrás de las azaleas que hay plantadas en el jardín. Detrás de cada flor, de su tallo floral. Ya sabes tú, que este arbusto se denomina flores de invierno, y a mí me gusta el invierno. No me busques en el verano, porque el calor me vence y nunca estoy allí.

Si me voy un día, guardaré las llaves de nuestras vidas, en el bolsillo. Deja entornada la puerta, por si acaso en el camino las pierdo. He de confesar que soy algo despistada. Y no olvides recoger el correo del buzón, en mi ausencia. Nunca se sabe, de pronto me aparezco en una carta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…