Ir al contenido principal

La chica del vaquero

Era la primera vez que iba a visitar, una de las oficinas que tenía en otra ciudad. Llevaba tiempo planeándolo, pero mi cargo no me permitió hacerlo hasta ese día. Iba pensando en como actuar, para que el nerviosismo, no atacara al personal. Generalmente, la llegada del jefe, solía incordiar. Y no era mi intención en absoluto. No nací con este traje ni con este puesto. Me lo curré mucho.
No había mucha distancia desde el hotel a la oficina. Era temprano y siempre me gustó caminar. Fue así, como me crucé con ella. No era bella, de esas que te tiran para atrás. Pero me cautivó la forma que tuvo de mirarme. No sé, entre retadora, descarada y una pizca de picardía. Su delito fue sonreírme y mi condena,  desear que esa sonrisa, fuese la que viese cada mañana al despertar. No pude aguantarme las ganas y le pregunté por la dirección de una calle. Me hice el despistado y usé la excusa para acercarme. Ella, me indicó amablemente y, al escucharla, quise que el timbre de aquella voz, me regalase sensaciones capaces de erizarme, hasta la piel del corazón, todos los días de mi vida.  Aquella mujer me gustaba. Le di las gracias y le pregunté, que si aceptaría tomar un café conmigo. Lo hice rápido. Tal y como me salió.
No tomo café con desconocidos. Me dijo sin dejar de sonreír y colocándose el pelo detrás de la oreja.
Bueno. Pues acéptame la invitación, hablamos y así dejo de ser un desconocido. Le contesté con el mismo descaro que tenía, hasta su forma de levantar la barbilla.
¿Siempre vistes tan formal? Esa pregunta me dejó fuera de juego.
¿Qué le pasa a mi ropa? Le respondí mirándome a mí mismo sorprendido, como intentando buscarle pegas a mi pantalón.
No sé, ¿no te gustan los vaqueros?
Hace mucho que no me pongo uno, la verdad. Pero si es esa la condición, para que aceptes la invitación, voy a comprarme unos, ahora mismo. No me podía creer que acabara de decir eso. Yo. En vaqueros. Ni me imaginaba ya. Me encantaba esa chica, por ella era capaz de traerme todos los vaqueros que existiesen, en la primera tienda que me encontrase.
La próxima vez que me invites, haz el favor de hacerlo en vaqueros. No me gustan los hombres tan formales. Me recuerdan a los jefes. Esa gente tan altanera y tan en sus pedestales de cristal.
Me sonrió y se alejó. Allí me quedé mirándola entre fascinado, extrañado y con cara de tonto. Nunca, ninguna chica me había puesto esa condición. Me parecía raro, absurdo. Pero estaba decidido a volverla a buscar, en vaqueros. Ella, tomaría café conmigo, sí o sí.
Ya en la oficina, entre presentaciones, supervisiones y demás, se me olvidó un poco la chica del vaquero. A media mañana y ya en mi despacho, pedí que por favor, me trajesen un café. Llamaron a la puerta y entró ella. Yo no sé quién de los dos, mostró más cara de sorpresa. Cuando  dejó el café en la mesa, le pedí por favor que trajese otro. Me miró con  cara, de querer asesinarme. Cuando regresó con el segundo café, le pedí que se sentase.
¿Sentarme para qué?
Para que tomes café conmigo. ¿No vas aceptarme la invitación, ni siquiera ahora?
Ahora menos. Mucho menos. Vaya con la tozuda de la chica esta. Nunca me aproveché de mi posición de jefe, hasta ese día. Y lo sentía por ella, pero es que me gustaba mucho.
Bueno. Entonces, esto no es una invitación. Es una orden. Siéntate y toma  café conmigo.
Si las miradas matasen, hubiese caído fulminado. Se tomó el café de un sorbo, la condenada. No me dio tiempo ni de preguntarle el nombre.
¿Desea algo más el caballero?
Sí. Que me acompañes a comprarme esos vaqueros.
Así fue como conocí, al amor de mi vida. Por cierto, se llama María y dudo que ningún vestidor, tenga tantos vaqueros como el mío.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…