Ir al contenido principal

Flores para mi madre

Me crié en un barrio pobre, dónde la miseria abundaba por metro cuadrado. Casi no me podía mover, porque tropezaba con ella a cada paso. Aún así, no superaba la de mi casa. Mis padres me concibieron entre  una borrachera de él y un descuido de ella. Mi madre era una mujer extremadamente débil y le daba pánico abortar, aunque el valiente de mi padre se lo pidió cientos de veces. A decir verdad, no sé cómo no lo hizo debido a las palizas que el caballero le propinaba. Supongo que mi destino era nacer. Ya desde entonces me aferré a la vida con fuerzas y con ganas. Heredé el carácter de él, para su desgracia. Mi infancia transcurrió entre gritos, golpes y continúas peleas, en dónde el vencedor era mi padre y la vencida mi madre. Cuándo tuve la estatura suficiente y las fuerzas necesarias, me interponía entre ambos. Entonces ahí, las dos recibíamos. Ella por protegerme y yo por protegerla. El amor que le tenía a mi madre, se podía medir con la misma balanza con la que lo odiaba a él. Creo que el sentimiento era mutuo. Me miraba con absoluto desprecio y me tiraba a la cara, el parecido físico que tenía con ella. No entendía cómo mi madre podía seguir con él. Ella me decía que lo amaba. ¿Amarlo? No sé en qué nombre de qué amor consentía aquél infierno. Y lo que es peor. No entendía por qué me hacía vivirlo a mí también.

Nunca le tuve miedo ni a él, ni a nadie. Yo no temblaba cómo lo hacía mi madre cuándo oía la llave en la cerradura. Ni cuándo lo veía acercarse. Ya digo que yo heredé su carácter para desgracia suya. Conforme fui entrando en la adolescencia, sus miradas pasaron del odio a la lascivia. Puse un cerrojo en la puerta de mi cuarto. Vivía constantemente en alerta. Cuándo cumplí quince años, el mismo día de mi cumpleaños, por cierto, nunca soplé velas ni tuve regalos, se acercó a mí tanto, que sentí su asqueroso aliento en mi nunca. Escuché a mi madre decirle mientras se acercaba que me dejara en paz. El príncipe valiente y cortés, ni corto ni perezoso y con esa valentía de la que era dueño, la empujó y la mandó al otro lado del salón. Me acerqué a él y con los labios apretados y el tono que aprendí de él, le dije que si volvía a tocarla una sola vez más, lo mataba. Me cruzó la cara de una bofetada en ese mismo instante. Y mientras me limpiaba la sangre de la comisura, le dije que jamás en su rastrera vida, se atreviese más a ponerme uno de sus despreciables dedos encima. Algo en mí tuvo que surtir efecto en él, porque dio un paso atrás. Lo que me hizo a mí, dar un paso adelante. Así, que el maldito cobarde, le tenía miedo a los que tuviesen el valor de hacerles frente. Me acababa de enseñar su talón de Aquiles. Fui dónde estaba mi madre y le dije que ese desgraciado, no la tocaría nunca más. La ayudé a acostarse, mientras le curaba la herida que se hizo en la cabeza al caer. Y le prometí una y otra vez, que se acabó. Que ni un golpe más, que hasta aquí. Cuándo conseguí que se durmiese un poco, salí. Pasaba la mayor parte de mi tiempo en casa, porque no me fiaba del maltratador ese, pero necesitaba salir un rato. Cuándo regresé, las luces destellantes de la policía me pusieron el corazón en la garganta. Corrí como alma llevada por el diablo. Un agente me retuvo durante unos segundos, los justos para gritarle que me soltase, que allí estaba mi madre. Entré en mi casa y la encontré muerta de un disparo y a él, muerto de otro. Cobarde hasta el último segundo de su vida. Me mató ese día, sin usar el arma con la que mató a mi madre y se suicidó él. Han pasado muchos años ya de aquello. Él, no se dónde está ni que hicieron con su cuerpo. Tampoco me interesa y no es algo que me robe un minuto de mi pensamiento. Eso sí. Si existe infierno, espero que  esté pudriéndose en él. A mi madre la visito cada domingo. Lamento profundamente y lo lamentaré mientras viva, que mi promesa se cumpliera. Se lo digo en voz alta mientras le pongo flores frescas. Las flores que se mereció en vida y que nunca nadie le regaló. Jamás les pongo las mismas, porque ignoro cuáles les gustaban. Así que varío cada domingo de especie y de color… esperando acertar con sus preferidas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…