Ir al contenido principal

Flores blancas, manzanas rojas

El reloj marca las cuatro y veintidós de la madrugada.
Me pregunto dónde estarás ahora. Si tu conciencia, te deja dormir tranquilo. Me levanto de la  cama. Me duele la espalda, de tantas vueltas y vueltas. Ya te dije en su día, que teníamos que cambiar el colchón.
Que barato te salió, romperme el corazón. Me pregunto, que ya que estabas, por qué no destruiste de paso, mi memoria. En la misma medida y forma. Aún tengo tus palabras, en los perfiles de mi alma. Se han quedado prendidas allí y no hay forma de que se descuelguen. Como mariposas cogidas con alfileres, en un cuadro.
Que maldita soledad, a la que me has sometido. Resbala la condenada. Y una cosa que te digo. La soledad es vacía. Soledad. Nada. ¿No? No entiendo entonces, por qué me pesa tanto.
El reloj marca las cuatro y veinticinco de la madrugada.
Yo, y mi manía de no tirar nada. Guardo aún tus discos. Y me castigo cada día, porque soy incapaz de no escucharlos. Y tu cepillo de dientes. Con sus listas azules. Te gustaba el azul. Eso me dijiste. Ya no sé, si dudarlo. Y tu pijama. Ese que nunca te ponías, pero que te gustaba conservar. Está en el mismo cajón donde lo dejaste. ¿Para que te dejaste estas cosas aquí? ¿Para hacer más lento, el camino del olvido? ¿Para hacer más doloroso, el duelo de tu marcha? No lo acabo de entender, la verdad.
El reloj marca las cuatro y veintisiete de la madrugada.
Hoy he ido al mercado ¿Recuerdas? Al que íbamos, a comprar la fruta y las flores. Tú, manzanas verdes y yo, manzanas rojas. Yo, flores blancas y tú, flores rojas. Es cierto que nunca estuvimos de acuerdo, ni en eso. Pero nos amábamos. O eso creía yo. Ahora no lo sé. Lo mismo, conmigo estudiaste arte dramático y me usaste, para perfeccionar el guión de tu obra de teatro. Se terminó la función y bajaste el telón de mi vida.
El reloj marca las cuatro y treinta de la madrugada.
Mira que pasa lento el jodido tiempo. El chico del mercado me preguntó por ti. No supe decirle. Pero creo, que entendió mi silencio, porque me dio manzanas rojas y flores blancas y me dijo que hoy, invitaba la casa.
Mira tú por donde que al final, hasta vamos a tener algo en común, tú y yo. Me costó lo mismo ir al mercado hoy, que a ti… romperme el corazón.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…