Ir al contenido principal

Con la palabra en la boca

Esa tarde cruzaba la carretera, con la prisa guardada en los zapatos. Apenas, tiempo para comer y vuelta al trabajo. La verdad, es que no me di cuenta de que el semáforo, estaba en verde. Llevaba la cabeza loca, pensando en mi madre y su manía, de estar protestando todo el rato. Que si la falda que llevas es muy corta. Que si el color del carmín es muy fuerte. Que si tardas un mundo en arreglarte y al final llegas tarde al trabajo. Que si un día me matas del disgusto. Que si ya tienes edad, para dejar que los pajaritos se te vayan de la cabeza. Que si eres una atolondrada, todo el rato en las nubes.
Que sí, que ya me lo dices siempre. Cambia un poco las frases, madre. Sorpréndeme. Dame un beso, que me voy, anda guapa.
Miraba el bolso porque tenía la vaga sensación, de que algo se me olvidaba en casa. El ruido de un frenazo y el estridente sonido de un claxon, me hizo volver al mundo real. Tenía un coche a milímetros de mí. Y a un tío vociferando con la cabeza por fuera de la ventanilla. ¿Siempre vas por la calle así? ¿En qué andas pensando? ¿En las musarañas? ¿No has visto el semáforo? ¿Qué andas buscando en el bolso? ¡A punto he estado de atropellarte! ¡Casi traspaso el pedal del freno por tu culpa!
A ver. A ver que decía el estúpido ese. Miré el reloj. Ahora sí que iba a llegar tarde. Apenas si lo miré siquiera y lo dejé allí en medio, con la palabra en la boca. Terminé de cruzar la carretera, mientras rezaba porque mi jefa, no estuviese allí. No soportaría otra bronca. El cupo por hoy, ya lo habían cubierto mi madre y el estúpido ese del coche.
Pues no. La suerte, había cogido vacaciones ese día. Mi jefa estaba allí. Pasa a mi despacho, reina. Un día de estos, te despido y me quedo más ancha que pancha. Anda, ve a tu mesa y haz las gestiones que te apunté en tu agenda. Sí, hija mía, sí. En esa agenda que siempre te olvidas aquí. ¿Para cuándo el día, de que pongas tus preciosos pies en el suelo?
Es verdad que era despistada y andaba siempre más alto que bajo. Es decir, más en las nubes que en el suelo, pero tampoco era para tanto.
A las ocho en punto salí. Había quedado con mi amiga de siempre para tomar algo. Era mi momento de respirar y relajarme. Por fin.
Volví a mirar el bolso mientras cruzaba la calle. Y pensaba qué historia me tendría mi querida amiga. Si yo estaba en las nubes, ella estaba a cien metros por encima de ellas. ¡La agenda!. Me la había vuelto a dejar en la oficina. Giré sin pensarlo, no me ganaba otra bronca por ese motivo. Y di, de bruces con él. Ví un móvil que volaba y milésimas de segundos después, escuché el golpe seco en la acera. Miré el teléfono. Quise que la tierra me tragase, cuando observé que el teléfono estaba desmontado por varios sitios ¿ Tú siempre vas tan distraída por la calle? ¿Crees que el mundo es tuyo y no hay nadie más en él? ¿Te has propuesto fastidiarme el día?
¡Vaya por Dios!. El estúpido del coche. Lo reconocí por la voz. No estaba por la labor de hacerle frente. A ver si por su culpa, no me iba a dar tiempo de recoger la agenda. Así, que allí lo dejé plantado, con la palabra en la boca. De nuevo. Y seguí mi camino. Cuando salí, allí estaba. En toda la puerta. Con los brazos cruzados y con cara de pocos amigos. Me fijé en él, no tuve otra opción puesto que me impedía, el paso hacia la salida. Lo cierto es, que no estaba nada mal. Era guapo el condenado. ¿Siempre eres tan maleducada? ¿Tienes la manía de dejar a la gente con la palabra en la boca?
¿Y tú, siempre eres tan estúpido?
Dio un paso al frente, me cogió por los brazos y me llevó hasta la pared. Pero ese ¿qué se había creído? Estaba por pegarle cuando me cogió la mano, sacó un bolígrafo de su chaqueta y me apuntó en el dorso su número de teléfono. Llámame cuando se te quite la fea costumbre de dejarme con la palabra en la boca. Eso sí. Dame unos días, que arregle el teléfono, porque para tu información debo decirte que lo rompiste.
Dio media vuelta y se largó. Me quedé sin saber qué hacer, mientras miraba una y otra vez, mi mano.

He de confesar que hoy y, a pesar de los años transcurridos...aún lo dejo con la palabra en la boca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…