Ir al contenido principal

Me llaman Erica

Susurran mi nombre a mis espaldas. Murmuran sobre mí. Es fácil hacer eso. Ya dicen que la lengua no tiene huesos pero es tan fuerte que puede romper un corazón. Que este no es el caso, debo decir. No me importa lo que piensen o digan de la vida que creen que llevo. Me llaman Erica, pero ese no es mi verdadero nombre. Me llamo Soledad. Creo que mi madre presagió que ese nombre me vendría bien. Soledad. Paso muchas horas con ella. Nos conocemos bien y nos respetamos mutuamente. Tiene un sitio de honor en el centro de mi alma.
 Mi madre me decía siempre que la gente está llena de prejuicios y de falsa moral. Que es más cómodo juzgar por las apariencias que molestarse en saber la verdad que se oculta tras las personas. De ella aprendí a que tienes que vivir la vida de aquellos que juzgas, aunque sólo sea por un día, para permitirte el lujo siquiera de opinar. La vida del mendigo que te cruzas en la esquina, la de la cajera de supermercado, la del ejecutivo de una gran empresa o la de la chica que limpia el portal al lado de tu casa. Yo soy para ellos Erica, la ramera que se vende por dinero. Comentan que es fácil hacer lo que hago. Y vivir cómo vivo.Que así cualquiera. Que el dinero que gano es cómodo y que así no cuesta trabajo. Nadie sabe de mi historia. Ni de mis por qué. Sólo conocen la portada. La fachada. Que digo yo que si es tan fácil, las invito a que ocupen mi lugar  por un día. Que tengan siempre buena cara, que nunca les duela la cabeza, que se calcen zapatos de quince centímetros, que siempre estén perfectas, que se traguen sus escrúpulos y que oculten la repugnancia que provocan muchos. Que siempre estén dispuestas y que se amueblen la cabeza en la misma medida que se maquillan hasta el corazón. Y que esperen a que el siguiente cliente, cómo mínimo sea amable. Y que cuando lleguen a su casa, después de toda una noche teniendo el estómago en la misma garganta, aún tengan cuerpo de sonreír y llevar a sus hijos al colegio. Jamás me enamoré. En mi mundo no hay principitos que rescaten a princesitas cómo yo. Al menos, yo no los veo ni los conocí jamás. Hubo sólo un hombre que consiguió engañarme. Creo que el día que lo conocí, debió de pillarme con las defensas bajas, porque en el mundo dónde me muevo no hay nadie fiable. Ni tu propia sombra. Así que tardé cero coma dos segundos, en darme cuenta  que lo que quería era una puta las veinticuatro horas del día. En exclusiva para él. Me decía que él me había comprado y que eso le daba derecho a venderle hasta mi alma. Pero se equivocaba. Cómo toda esas despreciables señoras de tres al cuarto que se perfuman con chanel. Las mismas que callan cuándo me ven aparecer en la peluquería o en la cola del super. Que se acuestan con todo ser viviente excepto con sus maridos, pero sin cobrar, claro. Ya el dinero lo pone el marido, que no el padre de sus hijos. ¿Captan?  Hay cosas que no tienen precio. Que no se venden. Yo he querido vender mi soledad...aún no encontré comprador.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Una de Caperucita

- ¿Puedo hablarte o me vas a vacilar cómo siempre?
- No sé. Prueba...
- ¿Estás enfadada?
- No.
- ¿Y por qué estás tan callada, si tú no te callas ni debajo de agua?
- Estoy pensando.
- ¿Pensando en qué?
- En como le irá a Caperucita con el conejo de Alicia y si seguirá viendo el país de las maravillas.
- ¿ En serio piensas en eso?
- No.
- Que graciosa la nota ¿ Entonces? Algo te ronda la cabeza.
- Pienso en el lobo. Tan feroz y no supo retener ni a una niña. Que infeliz ¿no?
_ ¿No puedes dejar de vacilarme?
- Me cuesta.Te me pones tan a tiro...
- ¿ Cuándo será que te hable y me contestes amablemente? Sin pullas, sin que me vaciles. Sin hacerte la lista. Sin dártelas de sabelotodo. Conseguirás que deje de hablarte un día.
- ..... ( Silencio).
- Lo echas de menos. Te lo noto. Aunque no lo nombres. Aunque ya no seas la misma. Pero lo sigues extrañando. Es eso lo que te pasa. ¿Estoy equivocada?
- No. No estás equivocada.
- Que raro que me des la razón. Debes de estar realmente jodida.
-…

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…