Ir al contenido principal

Las diez en punto

Tengo el billete en la mano y el silbato del tren junto con la voz del megáfono, hacen que me apresure a subir. Vagón siete. Asiento A16 ventanilla. He quedado contigo y llevo en la maleta las ganas que te tengo y los te amo que te debo. También puse junto con mi ropa interior, los besos y abrazos que te dirán lo que hasta ahora he callado. A veces, las palabras no transmiten todo lo que me haces sentir. Miro el paisaje que más que pasar, vuela. El reloj marca las diez en punto. Dos horas y estaré junto a ti. Me muevo en el asiento. Estoy nerviosa. Las manos heladas y el corazón desbocado que siento en el pulso de mi garganta, son muestra de ello. En un suspiro pasa el tiempo y el tren se detiene en la estación dónde me esperas. Te veo venir. Me quedo parada en las escalerillas con la indecisión colgada de mis pies. Mientras te acercas, te miro y soy incapaz de que mi cuerpo reaccione y termine de bajar. Cuándo me miras licuas mi sangre. La siento hervir. Ya no siento el corazón, creo que se paró. Mi respiración se agita y hace que mi pecho suba y baje con intensidad. De una zancada llegas dónde estoy y cuándo pienso que me vas a ayudar con la maleta, tu cuerpo arremete contra el mio y me empujas dentro. Tus brazos son cadenas que me atan y  me transportan por entre los asientos del vagón que segundos antes dejé. ¿ O fueron minutos?. No lo sé. No lo recuerdo. Tu boca se apodera de la mía con fuerza y tu lengua me deja fuera de combate. Sigues empujando, tu pecho  contra el mio, una mano en mi cabeza y la otra en mi espalda. Abres la puerta del baño y me metes dentro. Cierras de un puntapié la puerta y me aprisionas entre el lavabo y tu cuerpo. Quiero hablar, pero tu boca no para. Tus manos transgreden hasta las normas más cabales y rompes mi camisa de un tirón certero. Oigo los botones saltar y chocar en ese minúsculo espacio. Tu lengua me quema la garganta, tu saliva deja un reguero de huellas húmedas por entre mis senos.Te haces marinero en el puerto de mi pelo y anclas allí tus amarras. Mis dedos viajan hacia el botón de tu vaquero y el sonido de la cremallera al bajar,se mezcla con el sonido de nuestros jadeos. Mi falda es poca barrera para ti y mi ropa interior se convierte en papel quemado cuándo me tocas. Mi pierna sobre tu cadera.Tu cuerpo ya no deja espacio entre los dos. Has dejado el aire fuera y me cuesta respirar. Entonces paras un instante, me miras a los ojos, me llamas por mi nombre y con la fuerza de un ciclón estás dentro de mi ser.Y te haces capitán de mis entrañas. El impacto hace que el lavabo se clave en mi espalda. Tus gemidos me llevan a la santa locura de tocar el cielo con las manos. Me agarro a tus hombros mientras tú no paras. Y me alzas de forma que mis piernas forman una arco que te rodean. Y sigo el ritmo de tus caderas mientras tus manos aprietan mis muslos, mi trasero, mi cintura. Coses a mi alma mi nombre entre gemidos encadenados. Y pego en  tu interior los te amo que te debía. Los besos que llevaba en la maleta ahora están entre los vaivenes de nuestros cuerpos. Y me siento morir cuándo llego al éxtasis al compás de tu culminado clímax. Y quedan derramadas las ganas que te tenía entre tus brazos, tu boca y tu sexo. El aire se apiada de mí y regresa en formas de bocanadas frescas. Miro el reloj. Las diez en punto. Faltan dos horas y estaré junto a ti.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Una de Caperucita

- ¿Puedo hablarte o me vas a vacilar cómo siempre?
- No sé. Prueba...
- ¿Estás enfadada?
- No.
- ¿Y por qué estás tan callada, si tú no te callas ni debajo de agua?
- Estoy pensando.
- ¿Pensando en qué?
- En como le irá a Caperucita con el conejo de Alicia y si seguirá viendo el país de las maravillas.
- ¿ En serio piensas en eso?
- No.
- Que graciosa la nota ¿ Entonces? Algo te ronda la cabeza.
- Pienso en el lobo. Tan feroz y no supo retener ni a una niña. Que infeliz ¿no?
_ ¿No puedes dejar de vacilarme?
- Me cuesta.Te me pones tan a tiro...
- ¿ Cuándo será que te hable y me contestes amablemente? Sin pullas, sin que me vaciles. Sin hacerte la lista. Sin dártelas de sabelotodo. Conseguirás que deje de hablarte un día.
- ..... ( Silencio).
- Lo echas de menos. Te lo noto. Aunque no lo nombres. Aunque ya no seas la misma. Pero lo sigues extrañando. Es eso lo que te pasa. ¿Estoy equivocada?
- No. No estás equivocada.
- Que raro que me des la razón. Debes de estar realmente jodida.
-…

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…