Ir al contenido principal

La ladrona de mi ser

Anoche la tuve entre mis brazos. He de confesar que mi ego masculino deseaba hacerla temblar. Quería que muriese mientras pensaba en las mil y una forma de hacerla mía. Le cedí el paso para que ella pasara delante de mí y su nuca quedó a merced de mi boca. La besé mientras le susurraba que la quería. Pero deseaba saberla  rendida. Quería desnudarla de toda razón que le pudiese quedar. Mientras acercaba su cuerpo al mío con suavidad, el destino de mis dedos chocó con la cremallera de su vestido, que bajaba lentamente mientras mi lengua le quemaba su boca. Y temblaba, allí de pie, la sentía temblar cómo una hoja. Y me gustaba. Quería poseerla. Que no fuese capaz de desear nada más que no fuera el siguiente beso. La siguiente caricia. Y seguía temblado. Y me encantaba. Y vestí mi impaciencia de paciencia para hacer eterno cada momento. Manejaba yo la situación. Controlaba cada una de sus reacciones. Ella, no era capaz de hacer nada que no fuese entregarse sin medida. Sentí en ella aquella inocencia de la primera vez. Y me cautivaba eso. No podía evitar pensar que la tenía a mi merced. Su cuello contenía el camino que mi boca quería recorrer. Y su cuerpo las huellas que yo quería seguir. Su perfume se mezclaba con el mío e impregnaban el aire de aquella habitación. Su boca era una auténtica locura. Quería que me brindara cada gemido incontrolado. No. Que me brindara no. Quería robárselos. Arrebatárselos desde lo más hondo de su garganta. La tenía allí  conmigo después de mucho tiempo esperando ese momento. La amaba tanto que hasta me dolía ahora que temblase. La rodeé con mis brazos en su desnudez, en un atisbo de piedad por ella. Y entonces, gimió un te amo seguido de mi nombre en mi oído. Con aquella voz que me tenía prisionero desde no recordaba cuándo. Y me partió en dos. Me robó el ser. Yo quise que muriese ella y morí yo. En ese mismo instante. En ese segundo. Y ya no puede pensar. Y la cama se hizo cómplice de aquél desgarro que sentí cuando me adentré en ella. Con cada movimiento me mataba. Y aprisioné sus caderas entre mis manos, mientras agonizaba con cada vaivén. Y la atrapé en mi cuerpo, en mi pecho, en mi piel, en mi boca, en mis te quiero. E hice de su nombre mi religión. Ella me mordió un hombro y sus uñas se adueñaron de mi espalda. Imposible parar. Imposible controlar. Lava ardiente su interior. Húmeda su boca. Cálidos cada gemido, cada susurro. Y me quedé con su esencia derramada mientras le entregaba todo lo que mi ser fue capaz de esparcir  dentro de ella. La amé más allá de la locura. Esta mañana cuándo desperté, la busqué. No estaba. Las sábanas revueltas y los trazos de su perfume me dicen que aquello no lo soñé. No he podido imaginarlo.. Mi hombro... aún tiene la marca de sus dientes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…