Ir al contenido principal

La bailarina

Noto al respirar que no hay suficiente aire para mis pulmones. La sensación de ahogo es horrible. Intento tranquilizarme ordenando a mi cerebro que lo haga. Pero tiemblo de miedo. El terror que siento es superior a la voluntad de serenarme. Intento ordenar los pensamientos. Ni siquiera sé dónde estoy. Mis manos buscan en la oscuridad algo que me ayude a ubicarme. Toco metal o algo que se le parece mucho. El temblor es cada vez mayor, la falta de aire me produce pavor.  La cabeza me retumba y el dolor es lacerante en la sien. Me toco sin poder dejar de temblar y siento cómo mi mano se llena de algo viscoso. Sangre sin duda. Intento concentrarme y recordar algo. Fogonazos de imágenes hacen que el dolor de cabeza aumente. Recuerdo que casi estaba por llegar a casa. Oí pasos acelerados detrás de mí. Me giré y lo siguiente que recuerdo es estar dónde quiera que esté ahora. No logro recordar nada más. Bueno. También recuerdo que estudiaba ballet. Soñaba con ser bailarina. Visualizo mis zapatillas rosas con sus lazos de raso. Y lloro. Mi padre me las regaló al cumplir los quince. Y las guardo en el armario. En un lugar visible. Me encanta mirarlas porque me recuerdan a él y a sus ganas porque se cumpliera mi sueño.
El aire lo siento ahora pesado cómo el hierro. Se me cierran los ojos. Con dificultad intento de nuevo situarme. Quiero moverme pero el sitio es muy estrecho. No me da opción a poder cambiar de postura. Golpeo cómo puedo, con los pies, con las manos. Pero no tengo apenas fuerzas y el ruido que produce mi escaso esfuerzo es inferior al sonido de mi respiración. La espalda la tengo congelada. Dios mío. La realidad me golpea con toda la crueldad de la que es capaz. Estoy en una cámara frigorífica. Para cuando llegue el forense tendrá que certificar que no he muerto de un golpe en la cabeza. No le quedará otra…que cambiar la hora de mi muerte.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…