Ir al contenido principal

Domingo. Nueve de marzo.

Domingo. Nueve de marzo. Te añoro. Me quiebra el alma este echarte de menos. Este no tenerte aquí y ahora. Disimulo. Y me pinto una sonrisa con ese carmín que uso habitualmente. Siempre se me dio bien disimular.Y hago cómo que no te pienso y sin embargo, llenas todos y cada uno de mis pensamientos. Y evito mirarme la piel que la tengo descarnada por tu ausencia. Me haces falta en todos mis momentos. En este mundo tan vacío sin ti. Y me sangran las heridas y hago cómo que no me duele. Y no miro al suelo para no  ver cómo está manchado de este dolor. He intentado limpiarlo .Más que nada para entretenerme y tener algo qué hacer. Pero las jodidas manchas persisten. Hasta le eché un quitamanchas de esos que anuncian en televisión y que según dicen, es infalible. Me estafaron. Porque no sirve. Y no puedo devolverlo porque ya lo usé. Pero mañana la lío parda en el supermercado. Me duele el sol que baila en el salón. Juraría que hasta se ha puesto su vestidito de domingo sólo para fastidiarme. He intentado ignorarlo, pero los rayitos danzan y danzan sin parar, cómo la letra de esa canción de la que no recuerdo ahora el autor. He bajado las persianas, que le vayan dando al sol. Pero ahora que lo pienso, puede que haya sido el café de esta mañana. No me dí cuenta y me lo tomé. No le noté nada raro al sabor. Creo que se ha colado en él mis ansias de ti. Yo y mi manía de no usar colador. Domingo. Nueve de marzo. Te echo de menos. El corazón vuelve a mirarme con el ceño fruncido. Al pobre lo traigo loco. Me ha dicho que cómo siga así, coge los petates y se larga de vacaciones por tiempo indefinido. He intentado dormir un rato, si duermo no te pienso ni me dueles, pero Morfeo me ha dicho con desaire, que me deje de cuentos y que no lo ande molestando. Que parezco una niña malcriada y se está cansado de mis nostalgias. Ya no sé que hacer ni a quién recurrir. Ya sé! Me daré una ducha, siempre funciona. El agua caliente hará resbalar junto con el gel todo esto que siento. Se irá por el sumidero este domingo sin ti. Maldita sea...me cortaron el gas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…