Ir al contenido principal

Despéjame una duda

Qué tiempo sin verte amor. Perdón que te moleste y perdón que aún te llame así, pero es que no sé llamarte de otra manera. Toma, ten un paraguas. Llueve y sé de tu manía de no llevarlo. Por eso traje dos. No debería de decírtelo, pero ya sabes tú que no soy de callarme nada. No olvidé ni uno sólo de tus besos. Llevo aún conmigo cada uno de nuestros momentos. He de confesarte que me he perdido en cientos de alma y que le he hecho el amor a otros cuerpos. Pero me fue imposible volver a encontrar tu aroma. Ninguna huele cómo hueles tú. Me he vuelto loco intentando rescatar en cualquier rincón, las mismas sensaciones que sentía cuándo estaba contigo. Negativo. Nada. No hay ninguna que se parezca a ti, ni siquiera en lo cruel. Me dejo la piel en olvidarte. No lo logré. Y juro que lo he intentado, pero no soy capaz de conseguirlo. Y le pongo empeño, no te creas. Pero aún, soy soldado rendido a los pies de tu mundo. Me ganaste. Y lo peor es que ni siquiera luchaste para ganarme la batalla. Sólo llegaste, te amé hasta la infinita locura y te marchaste sin que te hiciera dar la vuelta, el estruendo de mi alma. E hizo ruido. Te puedo asegurar que hizo mucho ruido. Despedazar un alma, se debe de escuchar creo yo, hasta en el otro mundo. Pero tú ni te inmutaste. Y aún te amo, amor. No puedo evitarlo. Y mira que procuro transitar por distintas calles, pero siempre regreso a la tuya. Hasta el sofá se niega a olvidarte y el muy condenado aún contiene tu aroma. Y no sabes las veces que lo desenfundé y lo lavé. Los primeros días huele a ese suavizante que tanto te gustaba. Pero luego vuelve a aflorar tu olor. No sé ni cómo puede ser posible eso, pero así es. Llevo tu aroma pegado en los mismos confines de mi ser. Por cierto amor, que me he puesto a hablar y al final se me olvidará lo que venía a preguntarte. Despéjame una duda y me marcho ya. Quiero que me digas qué hiciste con mi vida, en qué lugar la arrojaste porque quisiera recuperarla. Más que nada...para poder seguir viviendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…