Ir al contenido principal

Parada número veinte


El autobús se detuvo en la parada número trece. Ese era su destino todas las mañanas excepto aquella, hoy era día de hacer gestiones y le tocaba ir más allá. La puerta se abrió y entró ella. Se la quedó mirando mientras caminaba hacia él con aire ausente. Su vestido se movía al compás de sus caderas. Los senos que se adivinaban detrás, le produjo un click de auténtico deseo en algún rincón de su cabeza. Aquella mujer llevaba escrita la palabra pecado hasta en el hueco de su garganta. Se fijó en su boca y se vió a si mismo saboreando hasta el último espacio de ella. Ella giró un poco la cabeza y lo miró, pero sin prestarle atención, cómo quién mira sin ver realmente.  Sólo fue un instante. Un segundo. Pero aquella mirada lo partió en dos. Se giró cuándo terminó de pasar y el contoneo de su trasero hizo que sintiese cómo su sangre hervía y le quemara cómo lava de volcán. No recordaba haber experimentado jamás aquél deseo tan intenso. Él era un hombre tranquilo, sosegado e incluso más de una vez, le habían criticado por su falta de pasión. Y resulta, que viene ella y se lo pone a sus pies en cero coma dos segundos.Y cada parte de su ser desea hacerla suya a toda costa. Y lo único que es capaz de pensar es en poseerla salvajemente en la parte de atrás del autobús. Sentía cómo tenía que hacer el sobreesfuerzo de no levantarse e ir hacia ella cómo un auténtico animal. Aquello era una absoluta locura. Sintió miedo de sí mismo. En sus cuarenta años no vió ni sintió nunca al hombre que se presentaba ahora ante sí. Parada número dieciseis. Para entonces él ya tenía los nudillos blancos por la presión que ejercía al contenerse, la respiración agitada y el pecho a punto de estallarle. Parada número diecinueve. El perfume de la chica había viajado a la velocidad de la luz y lo notaba entre los glóbulos rojos y blancos de su sangre. En cada músculo y en cada cartílago. Parada número veinte. La última. Ella se dirige a la puerta de salida y él se coloca justo detrás. Tiene su nuca a la distancia justa para que el corazón se le quiera salir. Caballo desbocado en su interior. Ella se gira, le sonríe y se acerca descaradamente. El aire se vuelve denso, el tiempo se para, el oxígeno no fluye y aquello lo va a partir por entero. Ve su boca, esa boca que lo convierte en un salvaje descontrolado, acercarse.  Y ya no piensa. No hay control. Antes de rozarla siquiera sabe que ya no hay retorno. Al carajo con todo. No quiere otra cosa  que tenerla a ella. Que sentirla a ella. Perderse en su cuerpo y adueñarse hasta del último gemido que salga de su garganta. La quiere por entero, allí y ahora. Siente unos dedos en su hombro y una voz que le susurra: Seňor, se quedó dormido. Parada número veinte y última. Ha de bajar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…