Ir al contenido principal

Contra todo pronóstico

No sé por qué me paré en aquél escaparate. No me gustaban las tiendas, me aburrían. Pero necesitaba un vaquero nuevo. Y a pesar de mí mismo y echándole un pulso a la pereza y al aburrimiento, entré. Ella, la chica que salió a atenderme hizo crujir en mí todos los sentimientos que habitan en el universo entero. Y cuándo digo crujir, lo digo bien. Porque sentí cómo rompían dentro .Fue algo así, cómo cuándo un cristal estalla en pedazos. El ruido de cristales retumbó desde el centro de mi pecho, hasta mis oídos. Cuándo la vi supe, que ya no iba a poder amar a nadie más. Llevaba el mundo más bonito en sus ojos. Y su sonrisa  abría las puertas de todos los amaneceres juntos. Puesta de sol en su pelo. Todo ella, invitaban a uno a imaginarla sobre una alfombra inmensa al calor de una chimenea. Invitaba a uno a cuidarla, a protegerla hasta del viento que hacía que el pelo, se le viniese a la cara. Lo bueno, que ella sintió lo mismo. Lo malo, que no era libre. Así que  hicimos de aquello, un amor fugitivo y convertimos cada beso en furtivo. Me sentía el ladrón de su tiempo. No soportaba las despedidas. Me dejaban herido de muerte hasta que la volvía a ver. Me pesaba las ausencias de ella entera. Me robó el corazón. Era suyo por completo, sin medida, sin límites, sin razón, sin condición. Vivía por ella y moría sin ella. Nuestro amor tenía fecha de caducidad. Lo sabía. Era conciente. Aquello nuestro, no podía terminar bien. Las cadenas que la ataban eran de un grosor considerable. Demasiadas responsabilidades. Candados de los que no lograba encontrar las llaves. Jaula dorada sin puerta. Habitación sin ventanas. El único soplo de vida que decía sentir, era cuándo estaba junto a mí. Amaba cada palabra de ella, cada gesto. Adoraba su forma de colocarse el pelo detrás de su oreja. Y odiaba el dolor y el pesar que al marcharse nublaban sus ojos. Contra todo pronóstico y a pesar de mi desesperanza por tenerla entera y libre junto a mí, fue valiente. Lo dejó todo atrás. Dejó su pasado en un camino que no volvería a transitar. Y se trajo dos maletas llenas de presente y retazos de futuro. Ahora la tengo conmigo. Está ahí. Sentada en ese sofá que pareció hecha para albergar su cuerpo. Y me mira. Y sonríe. Y la miro. Y sonrío. Y la amo. Ahora que lo pienso... no me llegué a comprar el vaquero.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…