Ir al contenido principal

Lo que nunca te dije

Todos los días el mismo ritual. Desde hacía noventa y tres días. Paraba su bici frente al escaparate y manteniendo el equilibrio sobre ella, se quedaba mirando el libro de tapas azules. " Lo que nunca te dije". Así rezaba el título en letras plateadas. Él, giraba entonces la cabeza y la contemplaba embelesado. La primera vez que la miró a los ojos supo que aquella chica guardaba un mundo entero en aquella mirada. Y él, quería formar parte de ese mundo. La bici adornada de flores. Su vestidito coqueto y el sombrerito a juego que no ocultaba los mechones de su precioso pelo.Y se le venía todo el amor de golpe. Se conocía de memoria el ruido que hacía aquella bicicleta. Entonces, dejaba lo que estaba haciendo y paraba su vida entera para mirarla. Se sabía hasta el número de pecas que tenía su nariz. Y los lunares que adornaban su hombro izquierdo. Siete. Los contaba cada día. Todas las noches se prometía a sí mismo, que cuándo la volviera a ver, saldría y le preguntaría que si estaba interesada en algún libro. Y todos los días, rompía esa promesa. Era incapaz de moverse del sitio. Maldita la cobardía aquella que lo atenazaba. Su padre se lo decía constantemente. Hijo mio, no sé cómo tu madre, pudo parir a alguien tan cobarde como tú. Lánzate, arriésgate, haz lo que sea. Pero no permitas que las oportunidades bailen ante tus ojos y te quedes viéndolas venir. Saca tus manos de los bolsillos y atrápalas. El amor no se hizo para cobardes.
Pero el destino, a veces benévolo, jugaría a favor de ellos y un día él sabría que ella estaba estaba absolutamente enamorada del escritor de " Lo que nunca te dije". Y ella, dejaría de ignorar que el escritor estaba detrás de aquél escaparate.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…