Ir al contenido principal

Las dos medias Lunas


Cuenta la leyenda que se enamoraron y se amaron en una playa dónde pasaban las vacaciones por primera vez, aún mucho antes de que lo admitiesen realmente.  El amor que sentían el uno por el otro era tan intenso como el sol de aquellos días de verano. Les quemaba en todos y cada uno de sus poros. Cuando hacían el amor, simplemente se devoraban. Cada abrazo dolía. Cada caricia dejaba un reguero de fuego. Cada beso dejaba una marca. Porque más que besarse, se mordían. Cada gemido viajaba y  se introducia en lo más profundo de ellos.  En un acuerdo tácito y callado decidieron que aquello les marcara de por vida. 
Eran tan iguales, que pensaban que ya se habían conocido en otro lugar, en otra parte, quizás en otra vida.  No necesitaron decirse nunca, que aquello duraría lo que tarda el verano en convertirse en  otoño. Y que los pedazos de aquél amor caerían al suelo, como esas hojas que el otoño regala. 
Demasiadas cosas les separaban. Pero aún así, prefirieron vivir aquello con intensidad y así poder guardar aquél recuerdo mutuamente durante toda la vida.
Una vida que tal vez vivirían por separado. Fingiendo amar a otras personas, viviendo diferentes historias. Ocultando las caricias que quedarían grabadas en sus pieles como tatuajes, con otras caricias. Mirando otras miradas. Oliendo otros olores. Tomando café que ya no sabrían nunca igual. Besando otros labios. 
Pero estarían unidos siempre por un mismo pensamiento. Un mismo deseo. Un mismo anhelo. Un mismo sueño. 
Quizás hubiese otra vida dónde volverían a encontrarse. 
Dicen que enterraron en la arena dos colgantes en forma de media luna, cada cual con la inicial de sus nombres grabados por detrás. Y dos notas que sólo leerían si regresaban a aquél lugar. Se prometieron que si alguno de ellos regresaba algún día, lo haría saber desenterrando la media luna del otro.
Se comenta que pasaron los años y que dos niños jugando un día, encontraron la media luna de él. En una caja de lata que el tiempo había oxidado. Dentro de la caja una nota. "Fuiste tan mia, que aún no regresando nunca, siempre serás mia. De nadie más. Porque no encontrarás a nadie que te toque el alma como lo hice yo. Mantengo la esperanza de encontrarte un día. En una de las cafeterías de la plaza San Marcos. Me mudaré allí. Porque tengo la certeza de que cuando puedas escapar, irás allí. Ese siempre fué tu sueño. Y me consta, que luchas por tus sueños".
Se sabe también que se encontró la medía luna de ella. Y una nota. 
" Me hiciste tan tuya, que ya no seré capaz de ser de nadie más. Te quedaste tan impreso en mí, que ya mi olor nunca fue, sino tu olor. Seguiré las piedrecitas que dejen el camino de tu vida para hallarte. Sabes cuál es mi sueño. Y así me cueste la vida, lo haré realidad.
No se sabe si esta leyenda es verdadera o sólo fue el producto de la imaginación de algún soñador. 
Pero dicen que si vas a la Plaza San Marcos,  y sabes buscar bien, encontrarás una cafetería con el nombre de " Las dos medias Lunas". Y que si te fijas bien, hasta puedes ver, las dos medias lunas originales unidas por una misma cadena.

Comentarios

  1. No hay elogios, ni necesito ser adivina para saber que en tu vida el éxito es el pan de cada día. No es por que la vida te sonría sino por que en tu alma hay colores como estrellas. Y acumulas tesoros como plusvalía, como son las flores de tu corazón... Genial!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por comentarios como los tuyos, es que merece la pena escribir. Gracias preciosa mia!!

      Eliminar
  2. Me ha cautivado tu historia, es preciosa Manuela. Desbordada de amor y ternura, me encantaaaaaa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias çompañera. Ya sabes cm escribo. Me encanta q te encante. Y q te llegue lo q intenté o conseguí plasmar. Un besazo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…