Ir al contenido principal

La vida es como una caja de bombones




Esto iba a ser un relato para una persona que me lo pidió y a la cual le prometí hacerlo.
Pero no me sale un relato, porque mis letras tienen que ir cargados de sentimientos positivos para poder narrar a algo.
En este momento no los tengo.
Pero sí me sale esta reflexión. O lo quiera que sea esto.
El título es por él, porque un día le pedí un poema y riéndose empezó por esa frase. Por cierto, no terminó su poema.
*************

En esta vida hay gente que se cruzarán en tu vida y te harán sentir de distinta manera cada una.
Hay personas que se cruzan en la tuya y cuando se van, ni te enteras porque no te han importado nunca.
Los hay que te dejan huellas profundas en el alma.
Otros te dejarán recuerdos para todo una vida.
Los hay que con sólo escuchar una canción aparecen en tu memoria.
Los hay que te dejan cicatrices, como arañazos en el corazón. Las marcas no se irán nunca.
Hay personas que se convierten en parte esencial en tu vida, pero cuando se van, te das cuenta que no eran tan esenciales.
Gente que lo que te nace hacer es dedicarles frases y poesías. Y cuando se van siempre piensas que no le dijiste la mejor de tus frases. Frase que guardas en un rincón de tu ser, como el más preciado tesoro. Por si un día vuelve y te pide que se la digas.
Hay personas que te lastimarán profundamente y por más que quieras que las cosas sigan igual, cuando regresan sientes que tienes dentro de ti, un jarrón roto. Lo has reparado, pero está lleno de marcas.
Personas que pasarán por tu vida como una ráfaga de viento, te desmoronan todos tus esquemas y de igual manera que han venido se van.
Están los que te provocan sentimientos olvidados.
Están los que te hacen reír a carcajadas.
Están los que te hacen llorar como una niña.
Están los que cuando piensas en ellos, te da un vuelco el corazón y te acarician en alma.
Están los que te hacen sentir como una princesa aunque no vivas en un castillo.
Están los que te dejan pensando qué que hiciste para que se marcharan.
Están los que recordarás durante toda tu vida.
Están los que se marchan para siempre, pero sientes que a pesar de la ausencia, permanecen.
Están los que te dedican lo más valioso que tenemos, su tiempo.
En mi vida hay de todo un poco de todos estos que he nombrado.
Me imagino que en las vuestras habrá estos y más.
Ya lo dijo Forrest Gump, sentado en una banco mientras esperaba un autobús.
La vida es como una caja de bombones, nunca sabes cuál te va a tocar.


Comentarios

  1. Estamos los que te leemos y disfrutamos tu reflexión.

    ResponderEliminar
  2. Por ejemplo, Mersa.
    Gracias por leer.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Toda esa gente pasa por tu vida, la mía y por la de todos nosotros. Hay una frase que me aplico a diarío, y me ayuda a entender algo, no todo, todo es complicado. Te la dejo por si sirve: la gente que he conocido ha sido por algún motivo, nada sucede por casualidad.
    Un abrazo, Manuela.

    P.D.- Los bombones, al igual que los gatos, también son mi pasión. Si pillas una caja, cuenta conmigo. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Aurora. Nada sucede por casualidad...
      Gracias por pasarte.
      Los bombones ya te los mando por Seur...
      Un beso!!!!!!!!

      Eliminar
  4. Me gusta tu metáfora,amiga...si, una caja de bombones, suave manera de llamar a "esto" que conocemos por vida; aunque es verdad, a veces tambien nos gratifica, y mucho.
    Tu texto, narración, reflexión o como lo queramos llamar, es una pieza que compartes con nosotros, los que leemos, y eso ya es grande, no??
    Saludos,amiga :)

    ResponderEliminar
  5. Gracias mi querido Caste.
    Por leerme y dejar tu coment.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  6. Quédate con una frase que suele decir una amiga mía: hay gente que se queda y gente que está de paso.

    Tú eliges...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…