Ir al contenido principal

Te llamaré Jota





Se levanta del sillón para alejarse de la soledad que está sentada enfrente.
No la llamó y vino sin permiso para quedarse. La mira descarada y hasta parece que se ríe de ella.
A su lado sentada está la tristeza, que la mira con esos ojos tan suyos.
Se retan entre ellas a ver quién de las dos puede hacerle más daño.
María sale y se sienta a la orilla de un mar que se imagina.
Donde él vive no hay mar y por eso lo espera allí, sentada en la arena ahora fría mientras mira al horizonte.
Se alejó de ella casi sin despedirse, sin darle tiempo a nada.
Y la mata cada día con su ausencia.
Ella lo llama a cada instante pero se volvió de granito y no la escucha.
Se tapa los oídos porque no quiere escucharla.
María lo esperará siempre aún consciente de que él jamás regresará.
Y llora cada vez que piensa en él.
Y suplica para que el dolor que siente en el corazón se le vaya.
Y ruega en voz alta y en voz callada que la suelte.
Que es su mano la que fuerte y duramente le aprieta el mismo alma.
No le queda nada por decir, no le queda nada por hacer.
Lo dijo e hizo todo.
Pero él se convirtió en estatua de acero al que ningún sentimiento puede conmover.
El le dijo que se llamaba Jesús, pero ella le dijo que si no le importaba lo llamaría Jota, porque si lo llamaba por su nombre, le parecería que siempre estaba estornudando.
Y así lo llama.
Jota.
Y al nombrarlo le quema su nombre.
El le dijo que él estaba ahí, con ella. Que estaría siempre que lo necesitara. Pero mintió.
No está. Y por más que lo llama, no responde.
María ruega que pase el tiempo para que atenúe lo que siente ahora.
Sabe que el tiempo es su único aliado.
Pero mientras tanto, le sangran todas las heridas que te deja el amor cuando se va. Ese amor que sólo sintió y siente ella.
Y escribe su nombre en la arena.
Jota.
Y una ola caprichosa se lleva las letras escritas, dejando a su paso una estela de espuma blanca.
Como presagio de que ya no está. Que ya nunca estará. Que nunca volverá.
Pero aún así se queda sentada en la fría arena... por si un día decide regresar.

Comentarios

  1. Ay qué triste...cuánto desamor hay en el mundo...y también cuánta esperanza..Muy bello.

    ResponderEliminar
  2. Hay hermanitaaaaaa que triste pero a la vez muy lindo, como todo lo que escribes te quiero manolilla besos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias!! Ya te dije por wassp que como no me comentaras te daba, y lo has hecho. Te quiero hermana!!!

    ResponderEliminar
  4. Precioso relato Manuela y la canción que le acompaña también pero a mí me ha recordado mucho a otra canción, una de Maná, en el muelle de San Juan!!

    Un besote enorme!!!

    ResponderEliminar
  5. Me imagino que si me has dedicado esa canción en Facebook, eres Moni, no??
    Gracias!!! Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. Cómo duele! Lo describes tan bien que parece que lo siento. La guinda la has puesto con esta bella y triste canción.
    Un abrazo, Manuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Aurora... gracias por dejar siempre una parte de ti, al pie de mis relatos. Un beso fuerte!!

      Eliminar
  7. Me encanta, yo creo que muchas hemos vivido esa ausencia que duele y rasga el alma y siempre esperamos que vuelva esa persona que una vez nos hizo sentir divina. Me has recordado a Penélope, pero a una Penélope del siglo XXI, que por más que se empeñe en ser una mujer libre, independiente, moderna, se estremece al sentirse amada de una forma especial y ya estamos perdidas... en esa playa... a la deriva.
    Fantásticas letras Manu, es genial poder leerte.

    ResponderEliminar
  8. Se me ha olvidado decirte que esa canción es una de mis favoritas, una vez me la enviaron por mail y todavía se me revuelve algo cuando la escucho... ains... que vida esta mas achuchá... jajajaja

    ResponderEliminar
  9. Gracias Pau... es exacto lo que has escrito en tu primer comentario. Ya me conoces!! Besos miga!!

    ResponderEliminar
  10. Es honda la tristeza que transmiten estas letras, y se hace real imaginar esa fría arena al contacto con el alma del personaje. Son casi versos estas frases.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Sí Luisgar, es honda la pena... Besos y gracias por pasarte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Cerrado por vacaciones

Hoy no quiero que nadie se acerque a mí, bajo ningún concepto. Ni bajo las mentiras de unos falsos te quiero ni nada que se le asemeje. Que nadie intente tocar  mi corazón contándome historietas estúpidas e inútiles. Hoy no quiero palabras, ni acciones. Paso de amores baratos, que la dejan a una luego para el puto arrastre. Con la soledad colgada a la espalda y con miles de preguntas en los zapatos. Hoy, cierro por vacaciones y no sé cuándo volveré. Estoy harta de gente que usan el corazón de una, como balón de fútbol. Juegan, lo patean y cuándo se cansan, lo deja abandonado al lado de la portería. Como dice la frase : " No pido que me amen, con que no me jodan es suficiente".
Quedan advertidos.