Ir al contenido principal

Te doy mi palabra de honor

El ruido de un frenazo y el impacto de metales me hizo frenar bruscamente. Puse la sirena del coche y encendí las luces  mientras giraba a toda velocidad para ir hasta el lugar del accidente. Un coche se había salido de la vía y había impactado contra un muro. Lo que antes era un coche ahora era un amasijo de hierros retorcidos e imposibles.
 
Aunque hacía ya algún tiempo que era policía, aún se me hacía muy cuesta arriba presenciar ese tipo de accidentes.
 
Mi padre siempre me decía que aquello eran gajes del oficio, que yo era un hombre y que los hombres soportaban esas cosas.
 
Muchas veces le hablé de dejar aquello y con voz iracunda y la rabia saliéndose por los ojos me gritaba:
 
-¿ Cómo puede ser posible que haya criado yo a este maldito gallina?.
 
- ¡ Lleva esa placa y ese uniforme con valentía, inútil!
 
No sé dónde guardaba los sentimientos el muy cabrón.
 
Cuando paré el coche y bajé,  rezaba para mis adentros mientras me acercaba:
 
¡ Por favor Dios mío, que no haya niños, por favor que no haya niños!.
 
No, no había niños.
 
Estabas tú, ya sin vida al volante de aquel coche.
 
Si hubiera imaginado por un momento que aquella  mañana iba a ser la última vez que te iba a volver a ver con vida, te doy mi palabra de honor que  te hubiera dicho una vez más  que te quería.
 
Si hubiera sabido que ya no iba a tocarte más, te doy mi palabra de honor que te hubiera estrechado un rato más entre mis brazos.
 
Si hubiera adivinado que ya no iba a oler más tu perfume,  te doy mi palabra de honor que me hubiera guardado tu fragancia en lo más hondo de mi alma.
 
Si hubiera sólo por un momento pensado que cuando me despediste alzando tu mano, iba a ser la última vez que te escuchara, te doy mi palabra de honor que hubiera alargado el momento de la despedida, de forma que quedaran grabadas en mí, todas y cada una de tus palabras.
 
Hoy, roto de dolor me dirijo al jefe de policía.
 
Abro la puerta bruscamente y de igual manera tiro en la mesa la placa, el  uniforme y mi carta de dimisión.
 
 Levanto la cabeza desafiante y miro a mi padre a los ojos... es el primer día en mi vida que no lo oigo gritar.

Comentarios

  1. A veces alguien nos tiene que recordar lo evidente: no esperes para decir te quiero a las personas importantes. Gracias Florluna. Tu bello relato me ha conmovido y recordado situaciones similares a ésta. Apliquémonos el cuento. Datoser.-

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario y por tu lectura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Una de Caperucita

- ¿Puedo hablarte o me vas a vacilar cómo siempre?
- No sé. Prueba...
- ¿Estás enfadada?
- No.
- ¿Y por qué estás tan callada, si tú no te callas ni debajo de agua?
- Estoy pensando.
- ¿Pensando en qué?
- En como le irá a Caperucita con el conejo de Alicia y si seguirá viendo el país de las maravillas.
- ¿ En serio piensas en eso?
- No.
- Que graciosa la nota ¿ Entonces? Algo te ronda la cabeza.
- Pienso en el lobo. Tan feroz y no supo retener ni a una niña. Que infeliz ¿no?
_ ¿No puedes dejar de vacilarme?
- Me cuesta.Te me pones tan a tiro...
- ¿ Cuándo será que te hable y me contestes amablemente? Sin pullas, sin que me vaciles. Sin hacerte la lista. Sin dártelas de sabelotodo. Conseguirás que deje de hablarte un día.
- ..... ( Silencio).
- Lo echas de menos. Te lo noto. Aunque no lo nombres. Aunque ya no seas la misma. Pero lo sigues extrañando. Es eso lo que te pasa. ¿Estoy equivocada?
- No. No estás equivocada.
- Que raro que me des la razón. Debes de estar realmente jodida.
-…

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…