Ir al contenido principal

Regalo mortal



Se le había hecho tarde. Solo cuando salió a la calle se percató de que ya era de noche, definitivamente el trabajo la tenía cada día más absorbida. Si hijo la había llamado una hora antes para preguntarle si tardaba mucho, no le hacía gracia que anduviera sola en mitad de la noche .Ella le respondió que no se preocupara y que la esperara para cenar. Se dio prisa para cruzar la distancia que la separaba del coche. Estaba a varias manzanas de allí, por la mañana le había resultado ardua la tarea de buscar aparcamiento.
A los lejos se escuchaban pasos apresurados, como si corrieran. No le prestó mucha atención y volvió a concentrarse en sus propios pensamientos.


De pronto lo escuchó. Agudizó el oído. Un gemido suave, tenue, apagado pero tremendamente lastimero que lo convirtió en lamento, hizo que volviera la cabeza y viera al chico tirado a un lado de la carretera.
Se arrodilló junto a él. El chico se encontraba herido de muerte, la afilada navaja le había infringido una herida mortal de necesidad. La vida se le escapaba por segundos sin que ella pudiera hacer absolutamente nada excepto quedarse junto a él. El chico le regaló su último aliento de vida. Regalo mortal que no deseaba, que no quería, que no había pedido.


La policía la encontró sentada en el suelo, llorando sin consuelo mientras sus rodillas acunaban la cabeza del chiquillo. Alguien la separó del cuerpo inerte del muchacho mientras sentía que con él se iba parte de su propia vida.


Cuando unos minutos antes ella salía presurosa del trabajo pensando en lo tarde que era, jamás hubiera podido imaginar que su hijo había ido a buscarla y que ese gesto lo pagaría con su vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…