Ir al contenido principal

Promesa cumplida


Fernando Galiano es cardiólogo y después de un día particularmente duro, se encamina a la salida del hospital pensando sólo en llegar a su casa  y descansar.
Se siente extenuado.
Se dirige hacia el aparcamiento y casi cuando le va a dar al mando para abrir el coche,  suena el teléfono móvil.
- Fernando, ¿ Has salido ya ?
- Casi estoy en el coche María ¿ Por qué?
- Vuelve por favor, acaba de entrar un señor de extrema gravedad. Lo hemos llevado al quirófano cinco.
La voz de María suena con urgencia.
Sin pensárselo dos veces da media vuelta y sale corriendo hacia el interior. Ya en la unidad de cardiología, se dirige al quirófano cinco y mientras María le va atando la bata., él lee el informe
:Edad: Cuarenta y un año.
Nombre: Alberto Montero.
 Se para de golpe, tanto que María no se lo espera y choca contra él.
- Fernando, ¿ Te encuentras bien?
- Perdona...
Abre con fuerza la puerta de quirófano y lo ve. Tendido en la mesa de operaciones. Es él.
- Tranquilo, juro que aunque sea lo último que haga en mi vida, te sacaré de aquí.
María enarca las cejas en señal de sorpresa. Nunca lo había visto así pero se limita a ayudarlo sin comentar nada.
Después de tres horas en las que  tuvo que enfrentar a la muerte casi de cara, Fernando sale del quirófano satisfecho. Se da una ducha y hace tiempo para que Alberto despierte.
Ya a los pies de la cama Fernando ve que Alberto abre los ojos.
Se encuentran de frente las miradas. Fernando sonríe y Alberto sin poder apartar la vista le dice
-¿ Usted es el que me ha operado?
- Sí
- Muchas gracias.
- No me des las gracias, es mi trabajo.
El cariz que toma las facciones de Alberto le dicen que lo ha reconocido y casi al unísono los dos recuerdan lo pasado dieciséis años atrás.

 Fernando dormía cuando se declaró un incendio en el orfanato donde había transcurrido toda su vida.El fuego lo estaba asfixiando y las llamas luchaban por alcanzarlo cuando Fernando se sintió transportado por un bombero.
- Tranquilo chaval, juro que aunque sea lo ultimo que haga en mi vida, te sacaré de aquí.
El niño tosía con fuerza a causa del humo. Sentía que los pulmones le iban a estallar de un momento a otro.
Su salvador le puso su propia mascarilla arriesgándose por él y más que sentirse aliviado se sintió profundamente conmovido y agradecido.
En sus doce años de vida nadie había hecho nada por él gratuitamente. Ya a salvo y en la calle lo depositó en la camilla de la ambulancia que ya lo estaba esperando. Cuando el bombero le quitó la mascarilla el niño le dijo con un hilo de voz:
- Muchas gracias...
 - No me des las gracias, es mi trabajo.
Al darse la vuelta para marcharse, sintió que la mano del chiquillo le agarraba la chaqueta del uniforme.
- ¿ Cómo te llamas?                    
- Alberto Montero ¿ y tú?
- Fernado Galiano . No me olvidaré de tu nombre jamás. ... juro que aunque sea lo último que haga en mi vida, algún día yo también te salvaré a ti.
 El bombero sonrió con toda la ternura que aquella frase le provocó y se marchó no sin antes acariciarle el cabello.
 - Te pondrás bien Chaval.


 Es muy probable que la vida te devuelva todo aquello bueno que hayas hecho alguna vez.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Me gusta el café, pero...

Y fíjate qué caprichosa puede llegar a ser la vida. Hice mi vida y tú la tuya. Pero un día desviamos nuestros pasos y nos vimos recorriendo la misma senda. Y resulta que me he dado cuenta, que quiero oler la misma fragancia que te llega a ti. Y quiero bailar al compás de la música que tú escuches. Y deseo que las mariposas que ahora me habitan, aleteen al compás de las que te habitan a ti. Porque eres la ilusión que me faltaba y porque te hice soñar de nuevo. Y aunque aún no estemos juntos, no me parará eso para luchar por ti, por esto. Que ya hay muchos amores rotos por cobardes y no quiero que nosotros terminemos así. Que quiero ser la dueña de tu alma y la reina de tus mañanas, princesa de tus tardes y amante de tus noches. Que lucharé porque tus besos sean mios. Y yo me encargaré de hacerte volver a vivir. Que tenemos derecho. Que no quiero ser felíz si no es tu lado. Ya está bien de tantos vacios, teniendo tanto que darnos. Que quiero recorrer el camino que me depare  la vida, s…