Ir al contenido principal

Decisión final

Es temprano cuando  decido acercarme a la playa a tomar el sol mientras leo un libro. La playa a esa hora aún está desierta  y precisamente esa soledad es la que busco.
En casa he dejado a mi marido que últimamente no se dirige a mí para nada. Como si no existiera, no sé... no lo entiendo.
Mi hija ha salido temprano y ni siquiera se ha despedido de mí. Está en la misma situación que su padre, hablan entre ellos pero no conmigo. A veces hasta noto que les cuesta trabajo decir mi nombre..
El sol calienta muy suavemente. Me dispongo a coger una postura cómoda para mi quehacer cuando algo me hace mirar al frente y la veo.
Veo a mi hija. No puedo evitar sorprenderme.
¿ De dónde ha salido esta niña?
¿ Por dónde ha venido? 
Le hago señas con la mano pero no me ve. Grito su nombre pero no me oye.
Si al menos supiera por qué está enfadada conmigo...
Decido dejar las cosas tal cual y la dejo tranquila.
En cambio, no puedo dejar de mirarla.
Se sienta sobre la arena blanca, suave y tibia de la playa. Mira al horizonte mientras pone su mano derecha sobre la frente para que no la deslumbre el sol.
Lleva un vestido blanco largo y vaporoso atado con una lazo al cuello que deja ver su espalda. Es el vestido que le regalé un verano por su cumpleaños. Sandalias de tiras descubiertas enseñan unos dedos pequeños pintados de rojo.
Las uñas de sus manos tienen el mismo color.
El pelo negro, largo y ondulado casi le llega a la cintura
Por su aspecto no aparenta más de quince años aunque en realidad tiene veintidós.
Ahora cambia de postura y pone sus dos manos sobre la arena, el cuerpo ligeramente echado para atrás y la cabeza inclinada hacia el sol.
Cierra los ojos y se queda así.
Desde la distancia percibo que tiene la cara húmeda, fruto de las lágrimas que derrama.
Me dirijo hacia ella para consolarla, pero no me da tiempo porque se marcha, no sin antes esconder algo en un hueco que ha hecho en la arena.
Me inclino para desenterrar lo que ha guardado y veo una foto.
Una foto mía. Le doy la vuelta y leo lo que lleva escrito.
"Verano del 92. El último verano que pasé contigo. Te quiero a pesar de lo que me hiciste".
Ahora entiendo menos. Echo a correr como un rayo y llego a mi casa en cuestión de minutos.
Tal vez es hora de que encare el problema y me hablen de una vez por todas de qué demonios va todo aquello.
Me paro porque escucho voces y me quedo quieta escuchando atentamente.
-¿ Por qué papá?, ¿ Por qué tuvo que ser tan egoísta y no pensó en mí?, ¿ En nosotros?.
-Hay gente a la que esta vida le viene demasiado grande y no puede con ella, supongo que tu madre era una de esas personas. Una decisión dolorosa... pero fue su decisión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…