Ir al contenido principal

Alas rotas (última parte)


Cuando volví a despertarme noté que las correas estaban más sueltas, que ya no me apretaban tanto. Me sentía muy débil, supuse que era por la medicación que me estaban administrando, no obstante probé a soltarme una mano y no tuve el menor problema en hacerlo. Me estaba deshaciendo de las ataduras cuando escuché que la puerta se abría. Me quedé muy quieta rezando para que la persona que entraba no se diera cuenta de lo que estaba haciendo.
Era una enfermera, la misma  de la tarjeta con las iniciales que leí justo antes de que me durmieran.
Se acercó a mí y poniendo su cara a pocos centímetros de la mía me susurró:
-En el forcejeo de hoy conseguí aflojarle las correas sin que nadie se percatara de ello. Estas no son revisadas porque dan por hecho de que es imposible que alguien las desate sin ayuda.
-¿Por qué?, ¿por qué quiere ayudarme?- acerté a decir.
-Eso no importa mucho ahora, escuche atentamente y no me interrumpa ya que no dispongo de mucho tiempo. Le dejaré mi reloj de pulsera debajo de la almohada. Quiero que esté muy atenta a la hora. A las siete en punto se produce el cambio de turno y todos van de acá para allá sin prestar mucho atención a nada. A esa hora deberá estar usted vestida con las prendas que he dejado ocultas debajo del colchón. Cuando salga de la habitación siga recto. En el primer pasillo que se encuentre gire a la izquierda, al frente de éste verá un ascensor.Súbase en él y marque el -1. Una vez allí siga adelante y se topará con una puerta que previamente yo le habré dejado abierta. Se encontrará en la zona de lavandería, no habrá nadie a esa hora. Crúcela y verá un camión que estará abierto, súbase a él y espere a que salga de allí. El chófer no la verá porque estará arriba tomando su consabido café. Tendrá tiempo para ocultarse. Correrá de su cuenta y riesgo salir del camión cuando esté lo suficientemente lejos de aquí.¿Alguna pregunta?
-¿Cómo podré agradecerle esto?
-Me sentiré pagada si logra salir de aquí y encuentra a su hija.
-¿Mi hija?, pero ...
-Encuentre a su hija, Sofía, -me interrumpió-. No le puedo decir nada más al respecto, encuéntrela porque muerta no está. Tengo que irme ya Sofía, mucha suerte.
Antes de que me diera cuenta ya se había marchado.
Me quité las ataduras que me faltaban y muy despacio bajé de la cama. Tuve que agarrarme un momento porque me sentía mareada. Cuando me repuse un poco cogí el reloj que me había dejado y miré la hora. Marcaba las 18:35h.
Fui hacia la puerta y eché el pestillo, luego me dirigí a la cama y levanté el colchón. Lo que me había dejado era un uniforme de enfermera. Me lo puse mientras agudizaba el oído por si escuchaba algún ruido en la puerta. Después entré en el cuarto de baño y allí me recogí el pelo lo mejor que pude.
Salí y miré la hora nuevamente antes de guardarme el reloj en uno de los bolsillos. Las 18:55h.
¡Dios!, cinco minutos, cinco minutos y estaría camino de salir de aquella cárcel y lo que era mejor, tendría la oportunidad de encontrar a mi hijita querida.
El corazón me latía a mil por hora mientras dejaba transcurrir esos escasos y a la vez eternos minutos.
Cuando dieron las siete en punto abrí la puerta y entonces...
Me encontré con mi jefe que con tono bastante enfadado me gritó:
-¿Otra vez tienes ese dichoso libro entre las manos?.¿Cuántas veces he de decirte que no te pago por leer?.¡Dame ese libro!
Me lo arrebató de las manos y leyó en voz alta el título:
-¡Alas rotas! ¡Rota tendrás tú la crisma la próxima vez que te vea hacer la vaga, coño!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te escribo esta carta para decirte que te amo

Te escribo esta carta para decirte que no he dejado de amarte ni uno sólo de mis días. Que mi mayor fortuna, fue que nuestros caminos se uniesen en un mismo punto. Que nunca me venció el cansancio cuando tuve que subir cada peldaňo que me llevó a tu corazón. Ni me arrepiento de todas las batallas que me tocó librar para proclamarme vencedor de tu amor. Te escribo esta carta para decirte que aún guardo los poemas que tantas veces derrochó mi pluma en tu honor. Y todos los sonetos que me acercaron a ti. Recuerdo cada vocal, cada consonante que mi boca le susurra a tu oído, cuándo duermo junto a ti. Hasta las sábanas están llenas de versos, porque cuándo hacemos el amor, es pura poesía. Te amo por encima de todas las cosas. Más allá de las nubes. Del sol. En cada aurora, te amo. En mis recuerdos. Estás en cada estancia de mis pensamientos. Lo ocupas todo y te amo. Te amo en pasado, en presente y en futuro. Hay maletas enteras llenas de nuestras risas, de nuestros momentos, de nuestras p…

Nada personal 123

Tus ojos, paisaje donde me detendré a cada minuto. Tu voz, canción con estribillo que deleitarán a mis oídos. Tus manos, amarras de las que no me soltaré. Pero tu boca...,tu boca será el lugar del cual nunca querré volver. (09/06/2015)

Nada que hacer

- ¿ Y no hay nada qué hacer ya? No sé. Piénsalo.
- ¿ Hacer con qué?
- Ya sabes de lo que te estoy hablando. No te pases de lista conmigo, anda.
- ¿ Acaso cambia el caballo sólo porque le pintes rayas negras? No pasa a ser cebra por eso ¿no?
- Esa frase no es tuya, mística. Que te pones muy mística, hija.
- No. No es mía. La acabo de oír por la televisión.
- ¿ Aún te acuerdas de él?
- Claro.
- ¿Cuánto?
- No puedo ni decirlo. Supongo que mucho.
- ¿Supones?
- .......(silencio).
- ¿ Lo extrañas ahora mismo?
- No. Ahora mismo no. Siempre.
- ¿ Y por qué no se lo dices?
- Hay momentos en el día, esos momentos donde la nostalgia y el amor me puede, que me entran unas ganas enorme de gritárselo a la puta cara. Pero hay algo muy fuerte que me frena.
- ¿ Qué es eso tan fuerte que te pueda parar a ti? A ti. Que no te frena ni una flota de trenes de mercancías...
- Él y su maldita estupidez. Eso me frena.
- Vaya. Me acabas de dejar sin palabras.
- Mejor. Así no tengo que oírte. ¿ No tienes nada m…